Saltear al contenido principal

El sol que abraza mi alma

La noche me anda rondando.
Sé que me quiere envolver.
Le he dicho que no lo intente,
conmigo no va a poder.

Y así andamos discutiendo
pues no da el brazo a torcer.
Me ha propuesto mil grandezas,
falsa alegría, placer,
una vida disipada,
dinero, fama, poder.
Y aunque parece atractivo
nunca me va a convencer.

A veces siento que  aflojo
y entro en un atardecer
donde la noche se acerca,
más sé que el amanecer
siempre ofrece un nuevo día
y no me dejo caer.

Por eso con esperanza
yo  busco ese amanecer
y abro todas mis ventanas
para ver el sol nacer,
para que inunde mi vida
acrecentando mi fe.

Sé que vine para irme.
Vivir no es permanecer.
Y cuando llegue mi hora
quiero sentir en mi piel
el sol que abrasa hasta el alma
para quemarme con él.

Raúl Alfredo Roldán (7-12-2012)

EL SOL QUE ABRASA MI ALMA

La noche me anda rondando.

Sé que me quiere envolver.

Le he dicho que no lo intente,

conmigo no va a poder.

Y así andamos discutiendo

pues no da el brazo a torcer.

Me ha propuesto mil grandezas,

falsa alegría, placer,

una vida disipada,

dinero, fama, poder.

Y aunque parece atractivo

nunca me va a convencer.

A veces siento que  aflojo

y entro en un atardecer

donde la noche se acerca,

más sé que el amanecer

siempre ofrece un nuevo día

y no me dejo caer.

Por eso con esperanza

yo  busco ese amanecer

y abro todas mis ventanas

para ver el sol nacer,

para que inunde mi vida

acrecentando mi fe.

Sé que vine para irme.

Vivir no es permanecer.

Y cuando llegue mi hora

quiero sentir en mi piel

el sol que abrasa hasta el alma

para quemarme con él.

Raúl Alfredo Roldán  (7-12-2012)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *