Saltear al contenido principal

Canonización Madre Teresa

En el Hospice Madre Teresa recibimos con alegría la buena noticia de la canonización de la Madre Teresa.

El Papa Francisco ha reconocido la existencia del milagro, dando vía libre a la canonización de la Madre Teresa. La objetividad del análisis, basado en evidencias médicas y documentadas, confirma que la sanación del Ingeniero Andrino resulta absolutamente inexplicable desde el punto de vista científico.

Era 9 de diciembre de 2008, el ingeniero padecía una gravísima patología cerebral, la esposa del enfermo le pidió a sus familiares y amigos que le rezaran a la beata, de la que era devota: “Díganle a la madre Teresa que lo cure”. Y así ocurrió. Estando ya en coma, el paciente entró al quirófano para ser sometido a una intervención. Pero por problemas técnicos, la operación debió postergarse por media hora. Cuando el cirujano volvió al quirófano, encontró al paciente sentado, despierto, asintomático que, perfectamente consciente, le preguntó: “¿Qué estoy haciendo aquí?”. Algo científicamente inexplicable había ocurrido.

Bajita de estatura pero fuerte como una roca, Agnes Gonxha Bojaxhiu nació el 26 de agosto de 1910 en Skopje, entonces Albania y actual Macedonia. Murió el 5 de septiembre de 1997 en su amada Calcuta, India. Cuando se hizo religiosa tomó el nombre de Teresa y fundó la congregación de las Misioneras de la Caridad, dedicadas al servicio de los más pobres entre los pobres. En 1979 ganó el premio Nobel de la Paz. Y fue beatificada en 2003 por Juan Pablo II.

El papa Francisco siempre fue un gran admirador de la madre Teresa, a quien conoció durante un sínodo en 1994. Cuando viajó a Tirana en septiembre del año pasado, él mismo le contó al sacerdote que le hizo de intérprete que había quedado impresionado con el carácter determinado de la mujer. “Estaba sentada justo detrás mío durante las sesiones y admiré su fuerza, la decisión de sus intervenciones, sin dejarse impresionar por la asamblea de obispos. Decía lo que quería decir”, dijo el papa Francisco, según contó durante una conferencia de prensa el padre Federico Lombardi, vocero del Vaticano. “Hubiera tenido miedo si hubiera sido mi superiora”, también dijo, con humor el Papa, que no casualmente durante el día de su cumpleaños, con el reconocimiento de un milagro por su intercesión, allanó el camino para elevarla al honor de los altares.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *