Saltear al contenido principal

Consejos para hablar y ayudar a una persona con cáncer

Recibir la noticia de que una persona cercana, familiar, amigo o compañero, fue diagnosticado con cáncer suele transformarse en una barrera para volver a comunicarse de forma natural con ella. Muchas personas sienten una incomodidad por no saber cómo enfrentar el tema, si hablar sobre él o evitarlo, pueden tener miedo a ser frágiles o provocar un efecto contrario en la persona por no expresarse correctamente.

Por estos motivos, desde la Sociedad Americana del Cáncer ofrecen una serie de consejos sobre cómo tratar el tema con una persona afectada por la enfermedad. Los especialistas principalmente recomiendan escuchar a la persona que padece cáncer, tratar de ponerse en su lugar para entender cómo se siente, tratar de dejar los propios sentimientos u opiniones de lado, respetar sus silencios o falta de deseos de hablar sobre la enfermedad en determinado momento, y sobre todo hacerle saber que cuenta con uno para hablar cuando lo necesite.

Recomendaciones sobre cómo ofrecer apoyo a una persona con cáncer

  • Dejar que la persona tome la iniciativa. Si quiere hablar, es mejor escuchar qué dice y cómo lo dice.
  • Intentar no sentirse incómodo durante los silencios. Permanecer en silencio ayuda a la persona con la enfermedad a enfocar sus sentimientos, organizar sus pensamientos y facilita su expresión.
  • Mantener el contacto visual, así la otra persona puede sentirse más segura sintiendo que está siendo escuchada atentamente.
  • En muchas ocasiones las demostraciones de afecto como miradas, sonrisas y caricias ayudan a vencer las barreras de la enfermedad.
  • Evitar dar consejos. Es difícil dar buenos consejos cuando no se está en la situación del otro, así es mejor hacer preguntas o simplemente escuchar.
  • No decir “entiendo cómo te que sentís” porque realmente no se tiene conocimiento al respecto.
  • Si tenés ganas de llorar, es mejor explicarselo, alejarse un rato hasta que uno recupere fuerzas para que la otra persona no tenga que consolarnos.
  • Hablar naturalmente sobre otros temas y situaciones cotidianas o normales. Muchas personas con cáncer no quieren hablar siempre sobre el tema porque sienten que se encuentran bajo la etiqueta de “persona con cáncer”.
  • Compartí momentos y actividades cotidianas que solían hacer juntos. No subestimes los efectos de la enfermedad ni caigas en la sobreprotección, es mejor evaluar su nivel de energías para ver si necesita descansar o no quiere realizar ninguna actividad.
  • Seguí visitando a la persona y comunicate regularmente con ella. También motivá a sus amigos a que vayan a visitarlo, y en caso de no poder, que se mantengan en contacto.
  • Sobre todo sé vos mismo, es mejor no preocuparse si uno hace las cosas bien a cada instante, lo importante es acompañar y que todo salga del corazón.

Recomendaciones sobre qué no decir a una persona con cáncer

  • Evitar convertirse en un animador constante con frases como: “vas a estar bien” o “ya van a encontrar la cura”, porque a largo plazo la persona se siente aún más desanimado.
  • Erradicar el vocabulario y expresiones bélicas, por ejemplo pelea, lucha, o batalla contra el cáncer.
  • No hacer referencia a cambios físicos como “bueno, ahora tenés unos kilos menos”.
  • No hacer referencia a que tiene suerte por padecer un tipo de cáncer y no otro más agresivo, porque esas expresiones no minimizan la situación que está transitando.
  • No ofrecer recomendaciones o contactos sobre “profesionales” que realizan prácticas dudosas o no avaladas científicamente.
  • No sugerir que la persona padece la enfermedad debido a su estilo de vida, porque la culpa no es de ayuda.
  • No avasallar a la personas con discursos sobre ánimos positivos, ya que puede sentirse culpable si las cosas no salen bien. Es mejor brindarle apoyo y hacerle saber que uno está presente.
  • No hacer preguntas sobre su pronóstico, si la persona desea hablar sobre ello está bien, pero si no se siente cómoda es mejor evitar el tema.
  • Evitar convertirse en una carga con una actitud desanimada, si no se sabe qué decir o hacer, es recomendable aclarar la situación y seguir en contacto, de lo contrario la persona puede sentirse abandonada.

Así, cuando una persona cercana es diagnosticada con cáncer, hay que concentrarse en escucharla atentamente, apoyarla durante la transición de la enfermedad, respetar sus silencios y decisión de no hablar sobre el tema si no lo desea.

Fuente: Clarín

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *