Saltear al contenido principal

El médico católico

Javier Lozano Barragán¹, el 15 de abril de 2007, publica un artículo sobre la misión del médico católico según su vocación trascendente. Refiere que este llamado debe configurar su personalidad e identidad como médico católico para ser instrumento del amor de Dios. Debe respetar y defender la vida como don y bien fundamental, siendo su compromiso con la verdad una exigencia moral que lo impulsa a la formación permanente. El médico tiene que ser responsable, humilde y defensor de la verdad.

La personalidad del médico cristiano es transparentar a Cristo médico en todas sus dimensiones, transformándose en “buen samaritano” del que sufre y haciéndose próximo al dolor del otro. En definitiva, el misterio de su profesión está enraizado en la vida y mensaje de Jesucristo, quien camina junto al que sufre y lo asiste en su totalidad.

De esta manera, el médico con su ministerio terapéutico participa de la acción pastoral y evangelizadora de la Iglesia. Los caminos por los que debe caminar son los marcados por la dignidad de la persona humana y por los de la ley moral natural, en especial, cuando trata de ejercer su actividad en el campo de la biogenética y la biotecnología. La Bioética le dará sus cauces delineándole sus principios de acción.

La responsabilidad profesional médica significa un compromiso entre el hombre y Dios. De esta sacralidad de la profesión médica se origina el juramento Hipocrático. La vocación del médico en este contexto es una vocación que nace del amor de Dios, es a Dios a quien el médico sigue en esta profesión, como el Bien sumamente amable. Por eso la profesión cristiana médica se centra en el amor que imita al amor perfecto de Dios y tiene su paradigma en el Buen Samaritano.

El médico debe tener también la obligación moral de buscar y defender la verdad en su profesión, sin perder de vista la visión integral y trascendente del enfermo como unidad somático-espiritual. Por eso, la identidad del médico no se forja definitivamente en su formación inicial, sino que el estudio y la reflexión deben continuar durante toda su vida.

Que en esta Navidad nazca Jesús en cada uno de los médicos para que podamos humanizar la medicina, trabajando con honestidad y esforzándonos por el bien común.

Atte. Dr. Cristian Viaggio

¹JAVIER LOZANO BARRAGAN: Arzobispo-Obispo emérito de Zacatecas. Presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud. Santa Sede.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *