Saltear al contenido principal

Enseñanzas para aplicar

Los voluntarios católicos del Hospice vivimos esta experiencia como apostolado en comunión con la Iglesia y por motivos auténticamente evangélicos.

El Compromiso del HMT está inspirado en las enseñanzas de la Madre Teresa de Calcuta:

  1. Nuestra labor es la expresión de amor que tenemos a Dios y a las personas.
  2. Intentamos imitar a las Misioneras de la Caridad, de entrega total a Dios, de amorosa confianza mutua y de cariño hacia todos.
  3. Tenemos que amar y servir a Jesús en los pobres y enfermos y así ser santos como Jesús.
  4. Debemos convertir nuestro trabajo en oración y ver a Jesús en las personas que sufren.
  5. Jamás debemos considerarnos protagonistas con motivo de la entrega de un premio o elogios. Se trata de Cristo que se sirve de nosotros como instrumento para amar a los que sufren.
  6. No debemos emitir juicios de condena, ni de murmuración que puedan herir a las personas porque a lo mejor nunca han oído hablar de Cristo.
  7. Somos administradores de un dinero sagrado, fruto de la generosidad y sacrificio de las personas.
  8. Debemos esforzarnos para que cada miembro del equipo y cada colaborador crezca en la imitación de Cristo.
  9. Nuestra obra debe ser obra de Dios por eso debemos realizar nuestro trabajo con humildad.
  10. Cristo es la verdad que tenemos que decir, la vida que hemos de vivir, luz que debemos reflejar, amor que se ha de amar, alegría que debemos esparcir, paz que debemos sembrar, sacrificio que debemos ofrecer por todas las personas.

Sabemos que en este apostolado “el hombre debe sentirse llamado personalmente a testimoniar el amor en el sufrimiento.”

Para finalizar, todos los voluntarios del Hospice sabemos que la institución es una forma de organizarse para trabajar y brindar ayuda a través de un equipo interdisciplinario y que el encuentro con el que sufre es personal, como lo refiere Juan Pablo II en su Carta Apostólica sobre el sentido cristiano del sufrimiento humano:
“Las instituciones son muy importantes e indispensables; sin embargo, cuando se trata de salir al encuentro ajeno, ninguna institución de suyo puede sustituir el corazón humano, la iniciativa humana. Esto se refiere a los sufrimientos físicos, pero vale todavía más si se trata de los múltiples sufrimientos morales, y cuando la que sufre es ante todo el alma.”²

¹ En la carta escrita al Obispo de Calcuta, el 13 de enero de 1947, Madre Teresa expresa que el estilo de vida de las Misioneras de la Caridad está fundado en la pobreza franciscana y el trabajo benedictino.
San francisco de Asís (1181 o 1182-1226), fundador italiano de los Franciscanos. San Benito de Nursia (480-543), fundador italiano del monacato occidental cuyo lema era “ora et labora” (Reza y trabaja).
Ven, sé mi luz, Las cartas privadas de la “Santa de Calcuta”, Planeta, Buenos Aires, 2008, p. 73.

² Ídem.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Bellísima pagina. Y el decálogo del Hospice es un compromiso arduo, porque es el de la santidad cristiana, pero es a la vez universal, y ustedes muestran el camino. Muy hermoso, que Jesús, María y José los bendigan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *