Saltear al contenido principal

Estado Post-comatoso Sin Respuesta (Estado Vegetativo Persistente)

En el mes de septiembre de 2013, publicamos en nuestro newsletter, una nota sobre cuál es la visión médica y ética del Hospice Madre Teresa frente al Estado Post-comatoso Sin Respuesta, conocido más comúnmente como Estado Vegetativo Persistente (ver nota acá). También adherimos a la Declaración pública del Instituto de Bioética de la Facultad de Ciencias Médicas de la Pontificia Universidad Católica Argentina.

En esta oportunidad, quisiera compartir parte del testimonio de la familia Del Pazo, de Rosario, provincia de Santa Fe que hace 13 años cuidan a su hijo, César, que se accidentó a los 17 años. Nota publicada por la Revista Familia y Vida con el siguiente título: ¿Eutanasia? Ni pensarlo (ver nota acá).

“César es un regalo especial”

“Con el tiempo, nos dimos cuenta de que, si bien el equipo médico era excelente, la estimulación más importante que recibía César era estar en casa, rodeado del cariño de su familia, de sus amigos, que lo visitaban periódicamente y con la atención permanente de sus diez hermanos (…)”

“Esto es lo más maravilloso de esta situación tan especial: nuestro hogar es un hogar alegre, a pesar de la pena que tenemos todos incorporada. Es un hogar donde se sigue festejando la vida”

“Desde el momento en que nuestro sufrimiento puede influir beneficiosamente en la vida de los demás, entonces sí, la vida de César, así como está, tiene sentido”

“(…) a pesar de que César no puede expresarse, su familia es testigo de que percibe amor”

Simplemente estas son algunas de las expresiones, de sus padres, Graciela y Juan, que con sus diez hijos y 19 nietos nos brindan un testimonio de amor que supera todo discusión bioética con respecto a la eutanasia. Gracias por enseñarnos a vivir una vida centrada en la fe y el amor de Dios.

A todas las personas que le interesen los temas sobre la vida, la familia y los valores, recomendamos la Revista Familia y Vida.

Dr. Cristian Viaggio
Mgt. en Ética Biomédica

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Bellisisimo testimonio de amor y fe. Yo también cuide de mi tío hasta que dios se lo llevo.el sufrí de cáncer pulmonar.partió el no pasado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *