Saltear al contenido principal

Ética del Voluntariado en el HMT: Solidaridad al final de la vida

¿Cuál es la “ética del voluntariado” en el Hospice Madre Teresa sabiendo que dicha institución surge a partir de un grupo de voluntarios católicos?
Voluntario es toda persona que presta un servicio de manera desinteresada a otra persona, o a la comunidad. Desde el HMT, tratamos de conjugar la capacidad profesional con el amor generoso y gratuito, tratando de elevar los sentimientos de simple filantropía a la altura de la caridad de Cristo1 . Nos esforzamos por cultivar valores como la Caridad, la Misericordia y la Solidaridad, principios esenciales que sostuvo la Madre Teresa de Calcuta durante toda su vida en pos de los más pobres, sufrientes y desamparados. Asimismo ponemos de manifiesto el compromiso diario de transmitir otros valores como la verdad, la justicia y la libertad, que nacen y se desarrollan de la fuente interior de la caridad2.
En los Cuidados Paliativos, se propone el voluntariado como un recurso humano para el acompañamiento terapéutico de los pacientes. Este voluntariado, habitualmente se lo interpreta desde el altruismo y la filantropía.
Alfonso López Quintás define al “ser voluntario” como una “actitud de vida” que parte del conocimiento sincero de uno mismo:

“Ser ‹voluntario› implica toda una actitud ante la vida, no sólo la decisión de consagrar algún esfuerzo a los demás. El que decide adherirse a la espléndida corriente del voluntariado necesita, por ello, incrementar todo lo posible su formación personal: saber qué significa ser persona, cómo desarrolla uno la propia personalidad, qué tipos de conducta nos lleva a plenitud y cuáles nos bloquean y destruyen”3.

En pocas palabras, queda claro que ser voluntario no es una cuestión de sentimiento superficial y pasajero, sino una verdadera actitud de compromiso con el prójimo. Esta opción personal, requiere una buena formación ética y lleva implícita una renuncia a algo propio para darlo a los demás. Renuncia que a su vez nos permite encontrarnos y nos enriquece como personas4.
Cuando el voluntario pertenece a una institución determinada, debe adherir a la ética institucional y encarnar los valores, para poder llevar adelante la Visión y la Misión de la institución a la cual pertenece. El voluntariado, en el Hospice Madre Teresa, está abierto a todas las personas de buena voluntad, sin importar el credo religioso. Las actividades son variadas, desde la gestión de recursos hasta el acompañamiento de los pacientes. Para los que sienten este llamado, de estar junto al que sufre, cuidarlo y acompañarlo, deben previamente realizar un curso de formación y capacitación.

Para finalizar, todos los voluntarios del Hospice sabemos que la institución es una forma de organizarse para trabajar y brindar ayuda a través de un equipo interdisciplinario y que el encuentro con el que sufre es personal.

Atte. Dr. Cristian Viaggio

1 Cfr. JUAN PABLO II, Evangelium Vitae, 1995, n. 90.
2 Pontificio Consejo de Justicia y Paz, Op. Cit., n. 204.
3 LÓPEZ QUINTÁS, Alfonso, Manual de formación ética del voluntario, Ediciones Rialp, S.A., Madrid, 1998, p.13.
4 Ibidem., pp. 17-19.

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Son muy claras y precisas tus reflexiones, Cristian, sobre lo que es el voluntariado.
    Amor generoso y gratuito, a ejemplo de Jesucristo, que dio la vida por todos y cada uno, Sí, eso es lo que identifica al voluntariado cristiano. Es hacer vida la conclusión de la parábola del Buen Samaritano: “Vete y haz tú lo mismo”.
    Vos, que fuiste llamado por Jesucristo Sacramentado en la casa de María, todo tiene significado propio, nos decís bien que Jesús es el ícono del voluntariado cristiano, junto a María, y Él nos vigoriza y nos da un corazón compasivo. Así el anuncio del Evangelio, de la persona de Jesucristo, se hace concreción y visibilidad.
    Me uno de corazón, Cristian, y sigo en la lejanía geográfica, pero en la cercanía espiritual y cordial, el crecimiento de esta obra, que es Jesús Misericoridioso, a través de la labor de ustedes y de todos los que se hacen hermanos y hermanas de los enfermos. Un abrazo.
    Hermano Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *