Saltear al contenido principal

Grupo de Ayuda Mutua para Familiares en Duelo

La finalidad principal del Grupo de Ayuda Mutua para Familiares en Duelo radica en el acompañamiento de personas que han sufrido una pérdida. Se reivindica el trabajo en duelo como un proceso de sanación que persigue una elaboración positiva de esta experiencia, atribuyéndole a la misma resultados favorables en materia de crecimiento y aprendizaje.

Con este fin se destaca el poder terapéutico intrínseco de cada sujeto y el poder de la gracia de Dios sobre el mismo. Bajo este lema se pretende crear un ámbito de participación, expresión y escucha a través de la apertura de un grupo de ayuda mutua para familiares en duelo. El mismo se erige bajo una identidad católica pero es abierto a toda persona, sin distinción de culto. Sus metas son:

Objetivo General:

  • Acompañar y orientar a los familiares en duelo en la elaboración sana y positiva de la pérdida.

Objetivos Específicos:

  • Crear un espacio de escucha, participación y diálogo en el que el familiar en duelo se sienta acompañado y contenido por los coordinadores y por los restantes miembros del grupo.
  • Generar lazos de solidaridad y compañerismo entre los integrantes del grupo a través de sentimientos de pertenencia, identificación y apoyo.
  • Utilizar los recursos positivos de los miembros del grupo, promoviendo el poder sanador y terapéutico interior de cada uno de los partícipes.
  • Facilitar recursos teóricos y espirituales para que el familiar en duelo logre aceptar la realidad de la pérdida.
  • Promover la expresión abierta de sentimientos y pensamientos, permitiendo y aceptando la experiencia del dolor.
  • Acompañar la adaptación de los familiares en duelo a un ambiente en el que el difunto ya no está, reconstruyendo la propia existencia, reasignando roles y resignificando espacios.
  • Promover la elaboración de un nuevo proyecto significativo de vida.
  • Educar en la comprensión de la experiencia del duelo como fuente de crecimiento.

El grupo de ayuda mutua posee una modalidad de trabajo quincenal, habiéndose iniciado el viernes 3 de septiembre de 2010. El encuentro tiene una duración de 2hs.
Actualmente esta agrupación no dispone de un nombre propio con el cual darse a conocer. La idea es que el mismo vea la luz de modo espontáneo, bautizado por los propios asistentes a cada uno de los encuentros.

Para más información puede contactar con Julia Arregui o Celeste Pinto. El horario del Taller es de 17 a 19hs, y se hace los viernes cada quince días.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Qué hermosas concreciones. Eso es realizar la voluntad del Padre, hacer que la fe y la oración sean actuantes, porque esa es su vocación. La fe con obras concretas, y la oración que involucre a la vida. Gracias a ustedes por mostrarnos la creación de este nuevo espacio, tan bien pensado y, seguramente, realizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *