Saltear al contenido principal

La Misericordia por Cristian Viaggio

La misericordia es la plenitud de la justicia y la manifestación más luminosa de la verdad de Dios.

La misericordia es uno de los valores esenciales en que hemos fundado el Hospice. Reflexionar a diario nos interpela en nuestra conciencia sobre nuestras acciones y conductas, que muchas veces, parecieran ser contrarias al amor de Dios. El cansancio físico, psíquico, la desorganización del sistema de salud y las injusticias nos condicionan a diario hasta el punto de transformarnos en “administradores de la misericordia de Dios”.

Este es uno de los riesgos al que nos enfrentamos los miembros del Hospice, por eso, debemos pedirle a Dios la fortaleza y la sabiduría para discernir de forma correcta cada situación particular sin perder de vista los valores universales del Evangelio.

Hoy quisiera compartir estas palabras del Papa Francisco que ensanchan nuestro corazón para estar siempre junto al que sufre:

[…] La Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que por su medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona.

[…] La misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible.

[…] Jesucristo quiere una Iglesia atenta al bien que el Espíritu derrama en medio de la fragilidad: una Madre que, al mismo tiempo que expresa claramente su enseñanza objetiva, no renuncia al bien posible, aunque corra el riesgo de mancharse con el barro del camino. Los pastores, que proponen a los fieles el ideal pleno del Evangelio y la doctrina de la Iglesia, deben ayudarles también a asumir la lógica de la compasión con los frágiles y a evitar persecuciones o juicios demasiado duros o impacientes. El mismo Evangelio nos reclama que no juzguemos ni condenemos.

[…] Estamos llamados a vivir de misericordia, porque a nosotros en primer lugar se nos ha aplicado misericordia.

[…] Siempre se debe poner especial cuidado en destacar y alentar los valores más altos y centrales del Evangelio. Particularmente el primado de la caridad como respuesta a la iniciativa gratuita del amor de Dios. A veces nos cuesta mucho dar lugar en la pastoral al amor incondicional de Dios. Ponemos tantas condiciones a la misericordia que la vaciamos de sentido concreto y de significación real, y esa es la peor manera de licuar el Evangelio. Es verdad, por ejemplo, que la misericordia no excluye la justicia y la verdad, pero ante todo tenemos que decir que la misericordia es la plenitud de la justicia y la manifestación más luminosa de la verdad de Dios. Por ello, siempre conviene considerar «inadecuada cualquier concepción teológica que en último término ponga en duda la omnipotencia de Dios y, en especial, su misericordia».

[…] Esa es la lógica que debe predominar en la Iglesia, para «realizar la experiencia de abrir el corazón a cuantos viven en las más contradictorias periferias existenciales».

Dr. Cristian Viaggio,
Presidente y Director Médico del Hospice Madre Teresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *