Saltear al contenido principal

Luz de Esperanza

¿Qué es?
Somos un grupo que comparte el dolor producto de la pérdida de nuestro ser querido.

¿Quiénes somos?
Somos María, Alicia, Daniel, Silvia, Mónica y Nelly; coordinados y contenidos con gran amor por Julia y Celeste.

¿Por qué?
Porque necesitamos ayuda para poder superar el dolor que nos produce la ausencia del ser querido.

¿Para qué?
Para seguir vivos y no morir con ellos, entendiendo que estamos rodeados de afectos y debemos para ello ampliar nuestro nivel de conciencia.

“La experiencia ha sido enriquecedora, transitar el camino del duelo es duro pero más difícil sería transitarlo sin la compañía de amigos del dolor; la compañía, la contención, el compartir las mismas emociones nos une y en lo personal afianza la idea de que con amor y a través de él, de este vínculo, se llega y es posible reiniciar una nueva etapa de la vida, total y absolutamente diferente.
Todo cambio genera emociones que nos desequilibran y pueden a veces querer alejarnos de esta realidad que hoy nos toca vivir. He aprendido en este grupo que al dolor hay que enfrentarlo, sacarlo, masticarlo y llegar a transformarlo en energía positiva para seguir viviendo, a pesar de la pérdida de nuestro ser querido. Sólo perdemos la presencia física, nuestro ser amado siempre está vivo en nuestro corazón, late en él y necesita de nuestra fuerza para seguir vivo en nosotros; ahora somos su vínculo con la vida.”

Mónica Ormachea

“Este es un grupo de ayuda para quienes no pueden superar la pérdida de alguien muy querido. Todos los que compartimos este grupo intentamos superar el duelo de una u otra manera, contando y escuchando nuestras experiencias. Al principio todos los casos eran muy dolorosos pero al cabo de varios encuentros logramos estar más distendidos, con más animo y ya no corren tantas lágrimas por nuestros rostros. En lo personal, estoy muy contento de compartir este grupo.”

Daniel Manuele

“Esta experiencia en el Hospice es un alivio para el alma, la angustia y el dolor de haber perdido a un ser querido. Personalmente encontré paz, contención en este pequeño grupo de compañeras que pasaron por la misma situación de dolor de haber perdido a sus seres queridos, y de la mano de estas dos personitas maravillosas que son Celeste y Julia preparadas para el dolor nuestro como si fuera el de ellas mismas y que de reunión en reunión de grupo fuimos superando y colmando esa angustia en nuestro pecho. Aunque nunca olvidaremos a nuestro ser querido, pero sí seguir por la vida, pudiendo contar nuestra experiencia de la mano de estas dos personas que tanto nos contienen día a día. Gracias Celeste, Julia y todas las personas que están de una manera u otra en el Hospice para dar amor y contención. Gracias.”

Alicia Manuele

“Yo tuve una buena experiencia, no sabía cómo manejarme por lo que me había pasado, la falta de mi esposo. Pensé que nunca me iba a recuperar, pero al venir al grupo sentí que me sentía mejor. Tengo días buenos y otros días no tanto. Hoy estoy bien. Me alegra estar junto a las chicas del grupo, estoy muy agradecida a todas las personas que están acá conmigo.”

María Coronel

Integrantes Grupo de Ayuda Mutua para Familiares en Duelo “Luz de Esperanza”

Esta entrada tiene un comentario
  1. La fecundidad de la acción se hace testimonio sencillo a través de lo que nos escriben brevemente los integrantes de este grupo “Luz de Esperanza”. Tenemos que apuntar a vivir la vida en gracia de Dios, ayudar a los otros a lo mismo, de modo tal que esa esperanza se vuelva certeza del reencuentro en la eternidad feliz con quienes amamos y nos han amado. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *