Saltear al contenido principal

Se inauguró de manera oficial la Casa de la Divina Misericordia

Con la compañía de más de 400 personas, el pasado miércoles 27 de noviembre de 2013 se llevó a cabo la inauguración formal de la Casa de la Divina Misericordia del Hospice Madre Teresa.

El acto comenzó pasadas las 18:00 hs., y en él estuvieron presentes el arzobispo de la Arquidiócesis Mercedes-Luján Monseñor Agustín Radrizzaniautoridades municipales, las Hermanas Misioneras de la Caridad de Béccar, integrantes del Hospice, voluntarios de otros Hospices, vecinos y amigos.

Luego de unas palabras alusivas, se entonaron las estrofas del Himno Nacional. Así, la Hermana Manola expresó su emoción y destacó: “Es una gran alegría, fue todo rápido, en tan poco tiempo con la ayuda de mucha gente, es una obra de Dios. Quiero agradecer y reconocer a todos los que dieron una mano. Piensen que es como abrirle la puerta del cielo a mucha gente”.

Por su parte, el Dr. Cristian Viaggio –Presidente del Hospice-, manifestó: “Estoy profundamente emocionado; quiero en primer lugar agradecer a Dios que nos da la fuerza y la gracia de este apostolado que tiene ya 10 años. El Hospice tiene la misión de la defensa de la vida y el cuidado de ésta hasta su fin natural. Agradecemos a todas las personas, instituciones, comercios y empresas que colaboraron con esta obra. Seguimos manteniendo la virtud de la hospitalidad y gratuidad”.

Una vez finalizadas las palabras, Mons. Agustín procedió a bendecir las instalaciones de la Casa.  Más tarde se realizó el corte simbólico de cinta y así las puertas de la Casa de la Divina Misericordia quedaron abiertas de manera oficial.

Para cerrar el acto inaugural se realizó una suelta de palomas a cargo de la Asociación Colombófila Lujanense.

La jornada continuó con la Misa presidida por Monseñor Agustín Radrizzani, concelebrada por los sacerdotes Luis Fornero y Hugo Lusardi, y acompañada por el diácono Ricardo Rodriguez.

Finalmente se compartió un ágape entre todos los presentes, acompañados por la música de la Banda de Bomberos Voluntarios de Luján. También contamos con la presencia de los Payamédicos, que aportaron su alegría y color a una tarde que quedará grabada para siempre en el corazón de todos.

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Hermosa crónica de esta gracia y providencia divina que es la Casa de la Divina Misericordia del Hospice Madre Teresa, que encontró la respuesta fiel de muchos hombres y mujeres, y en esa fidelidad radica su eficacia. Lindísimas las fotos elegidas, un gran día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *