Saltear al contenido principal

¡Seguimos trabajando!El Hospice Madre Teresa es la concreción de una vocación… una vocación de servicio para que las personas que atraviesan el final de sus vidas sientan la presencia de Dios a través de un cuidado amoroso y desinteresado que afirme su dignidad y le de esperanza.

Año tras año, fuimos creciendo de manera sorprendente, pero siempre con la firme convicción de brindar toda la ayuda que fuera posible desde la labor del voluntariado.
Procuramos que quienes sufren una enfermedad amenazante para su vida, logren la paz espiritual, física y emocional de modo que puedan estar concentrados en vivir su vida tan plenamente como les sea posible y estar acompañados hasta el final, aportando los recursos que hagan falta para lograrlo.

En pos de ofrecer un servicio cada vez mejor a aquellos que llegan al Hospice en busca de ayuda, hemos ido diseñando un plan asistencial holístico que actualmente consiste en:

  • Asistencia, cuidado y acompañamiento en el domicilio de forma integral e interdisciplinaria.
  • Asistencia y acompañamiento en consultorio.
  • Acompañamiento en otras instituciones,  en caso de internación.
  • Consultas telefónicas.
  • Provisión de tratamiento analgésico.
  • Gestión de recursos materiales necesarios para el cuidado.
  • Reuniones familiares y multifamiliares en las que se ofrece contención, asesoramiento, orientación y psicoeducación.
  • Grupo “Huellas”: contención psicoterapéutica y ayuda mutua.
  • Grupo “Una gota en el mar”: taller de recreación.
  • Grupo “Luz de esperanza”: acompañamiento y ayuda mutua para familiares en duelo

Este año 2013 nos encuentra trabajando muchísimo, especialmente con la firme intención de abrir las puertas de nuestra casa, la “Casa de la Divina Misericordia”, donde se continuarán realizando las tareas que actualmente se llevan a cabo, pero que a futuro tendrá por objetivo hospedar personas con cáncer en fase avanzada, que no puedan ser cuidadas en sus casas.

Acompañar y asistir a las personas en un momento tan crucial como es atravesar una enfermedad progresiva e incurable y el final de la vida, requiere una respuesta profesional, científica, humana y coordinada, que atienda las necesidades del enfermo y su familia desde una perspectiva integral, no sólo para mitigar el sufrimiento, sino para promover el máximo bienestar y dignidad posible. Cada uno de los integrantes del Hospice se esfuerza incansablemente para lograrlo.

Gracias por acompañarnos y apoyar nuestra causa con compromiso.

Equipo del Hospice Madre Teresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *