Saltear al contenido principal

Un momento inolvidable

Existen momentos en la vida que no se pueden olvidar… La Cena Anual del Hospice, bajo el lema “Celebrando la Vida”, es uno de ellos. Realmente fue un éxito; con ello refiero al resultado positivo que se obtuvo.

El acontecimiento tuvo lugar en la Sociedad Italiana de Luján el pasado 25 de Noviembre. El objetivo planteado fue coordinar un espacio de encuentro entre todas las personas que colaboraron y colaboran con la institución; conocerse, conversar, unirse para seguir adelante.

La noche destacó varios acontecimientos: en primer lugar, se realizó una presentación institucional destacando la Misión y Filosofía; más tarde, y a modo de sorpresa, se hizo entrega de un obsequio a Paula Olaizola, Trabajadora Social y fundadora del Hospice, por su cumpleaños; luego nos acompañó con su música el Grupo Antawara y el cierre vino de la mano de las palabras del Presidente del Hospice, el Dr. Cristian Viaggio. Participaron medios locales y la difusión reflejó sus frutos.

El eje del discurso se basó en la importancia del aporte solidario de la comunidad de Luján, en los avances de la Casa de la Divina Misericordia y en la presentación de nuestra meta: “500 padrinos por $100”, para solventar los futuros gastos de servicio de enfermería al momento de abrir el Hogar.

El Hospice Madre Teresa agradece de corazón a todas aquellas personas que hicieron posible que esta noche, llena de emociones y recuerdos, sea uno de los mejores momentos que hemos compartido… Nuevamente, les damos las gracias a los socios, voluntarios y donantes particulares que colaboran de manera solidaria y desinteresada con el proyecto de la Obra. Nuestra cultura organizacional está basada y formada sobre los pilares del respeto al prójimo, la dignidad de la persona hasta su fin natural, la solidaridad y la honestidad. NUNCA OLVIDEN ELLO!!

Atte. Lic. Ma. Celeste Camerano
Secretaría y Comunicación Institucional

Esta entrada tiene un comentario
  1. Muy hermoso el relato de lo sucedido y el sentido del mismo hecho por Graciela. Es obra de quienes están en esto, pero porque previamente ha sido obra de la gracia y providencia de Dios, obra de María, de la Iglesia viva, de gente de buena conciencia y corazón, y por interecesión y a ejemplo de la Madre Teresa de Calcuta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *