Saltear al contenido principal

Vamos aclarando el panorama...

Así es… el panorama cada vez es más visible; toma forma, se transforma… cada día que pasa la Casa de la Divina Misericordia se convierte en realidad. Esperamos con ansias el momento en el que todos celebremos la apertura de la misma; un servicio que no es más que el que brindamos día a día. Significa crecimiento institucional y legitimidad social.

Sabemos que la localidad de Luján necesita de nosotros y, como un deseo no lejano, queremos devolverle a los ciudadanos pequeños trozos de Amor que cada día nos ofrecen.

Por ello, les hacemos llegar nuevas imágenes para visualizar y contemplar… de la misma manera que lo hacemos nosotros. En ella, vemos reflejado el esfuerzo cotidiano de cada uno de los voluntarios, pacientes y familiares.

Gracias, gracias y mil veces gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *