Saltear al contenido principal

Visita a la Casa de la Bondad de San Juan

El pasado jueves 8 de marzo, en representación del Hospice Madre Teresa, estuve visitando la Casa de la Bondad de San Juan. Fue una experiencia muy linda y enriquecedora, ya que pudimos compartir las experiencias de trabajo de ambos Hospices. Las anfitrionas fueron Mirtha Cuadros, Directora de la Casa; Natalia Maggio, Psicóloga de la Casa, y un nutrido grupo de voluntarias.

La Casa de la Bondad de San Juan pertenece a la Fundación Manos Abiertas que tiene como misión la de servir, promover y dignificar a los más necesitados, mejorando su calidad de vida y suavizando las situaciones de pobreza, dolor y carencias que padecen, a través del trabajo voluntario. Fue inaugurada hace poco tiempo, pero aún no se ha puesto en funcionamiento; seguramente con la ayuda de muchas personas pronto podrán estar hospedando a los pacientes.

En principio, comenzarán con un sistema de hogar de día, para luego, paulatinamente, ir incorporando la internación permanente. La casa cuenta con 100 voluntarios que desarrollan distintas actividades, como por ejemplo, visitar el hospital, participar del grupo de oración y realizar formación permanente, entre otras.

El intercambio de experiencias con nuestro Hospice fue muy fructífero y esperanzador. El camino es el mismo y el objetivo también: servir a Cristo en el hermano que sufre. Si bien el trabajo es arduo, la idea es tener siempre en claro las palabras de Juan Pablo II: “El hombre debe sentirse llamado personalmente a testimoniar el amor en el sufrimiento. Las instituciones son muy importantes e indispensables; sin embargo, ninguna institución puede de suyo sustituir el corazón humano, la compasión humana, el amor humano, la iniciativa humana, cuando se trata de salir al encuentro del sufrimiento ajeno.” (SD29)

Atte. Gastón Colaprete
Vicepresidente y Coordinador de Voluntarios

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Felicitaciones a todos los miembros de la Casa de la Bondad de San Juan por tan importante obra. Seguramente el Espíritu Santo y la Divina Providencia, irán conduciendo tan importante obra de apostolado.
    Que pronto abran las puertas al hermano que sufre.!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *