Saltear al contenido principal

Visita del Padre Juan Pablo Contepomi

El sábado 26 de octubre recibimos con alegría la visita del sacerdote Juan Pablo Contepomi. Para nosotros es un padre espiritual que desde nuestro inicio nos ha acompañado y alentado a seguir adelante con el Cuidado Hospice.

Juan Pablo, luego de conocer a la Madre Teresa de Calcuta y a Cicely Saunders, fundadora del Moderno Movimiento Hospice, decidió fundar en Vicente López el Hospice San Camilo. HSC es el primer Hospice Católico de Argentina a partir del cual se ha ido difundiendo y propagando esta filosofía de cuidado, centrada en la profesionalidad, en la hospitalidad y el amor al prójimo. La Tradición de la Iglesia Católica en el cuidado de los enfermos y las enseñanzas de los Papas, ha sido y es para nosotros una enseñanza y modelo de amor al prójimo.

La virtud de la Hospitalidad es central en el Cuidado Hospice. La Hospitalidad consiste en recibir y acoger a las personas enfermas y a sus familias que han sido abandonadas y condenadas al destierro de la soledad. La amabilidad hace que cada persona que participa de este proceso doloroso pueda sentir que su dignidad no se ha perdido, y que el valor de ser persona está presente a pesar de que la enfermedad lo ha despojado de su salud física. La amabilidad es la manera más sencilla, delicada y tierna de expresar el amor al que sufre, quien a su vez, se siente digno de ser amado. Este “buen recibimiento” lleno de cortesía y desposeído de todo interés comercial ayuda a que cada Huésped pueda encontrar en la gratuidad del Cuidado Hospice el sentido pleno de su vida. Al mismo tiempo, cada voluntario del Hospice va transformando su vida a partir de cada encuentro personal con el sufrimiento y el que sufre.

Gracias Padre Juan Pablo por toda la entrega y dedicación para con los enfermos. Que nuestra Buena Madre, en la advocación de la Virgen de Luján te guie por el camino de la santidad. Seguimos unidos en la oración y el apostolado.

Atte. Dr. Cristian Viaggio
Presidente

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *