Saltear al contenido principal

Bettina Canale

Madre, esposa y voluntaria en el Hospice Madre Teresa

Mi nombre es Bettina, estoy casada con Cristian Viaggio y tenemos cuatro hijos: Matías de 9 años, Teresa de 7 años, Faustina de 3 años y Camilo de 1 año y medio. ¿En qué consiste ser voluntaria del Hospice? En seguir y complementar a mi esposo Cristian, quién un día fue llamado a realizar esta obra de caridad tan importante. Estar junto a él a través del sacramento del matrimonio es seguir a Jesús.

Todo comenzó estando de novios cuando, por acompañarlo, hice un retiro espiritual. Un día vino y me dijo: “quiero hacer un cursillo pero para eso después tenés que hacerlo vos sino no tiene sentido”, y le respondí que sí. De esta manera, comenzamos juntos a transitar un camino, el que te conduce hacia Jesús. Empecé a buscar qué era lo que me pedía a mí Jesús, y cada vez que esa búsqueda se daba fuera de mi hogar, siempre aparecían obstáculos y contratiempos; comprendí que mi lugar está en mi hogar, en la familia, que Jesús me llamó para ser esposa y madre.

Mi voluntariado en el Hospice es de una forma silenciosa, porque dentro de la función de esposa está en apoyar a Cristian en el llamado que Jesús le hizo. Cada día debo hacer una entrega; entregarle mi esposo a Jesús para que lo utilice como quiera en esta obra de Dios que es el Hospice. A veces no es fácil, cuesta dar lo que uno más quiere, uno se vuelve un poco mezquino, pero esa entrega se hace posible con la Eucaristía, la fuerza de la oración y la gracia; sin ella es difícil aceptar que Dios nos quiere para participar en su plan. Para nosotros “la familia es una experiencia de camino, una aventura rica en sorpresas, pero abierta sobre todo a la gran sorpresa de Dios, que viene siempre de modo nuevo a nuestra vida”. Intentamos que la familia pueda ser templo, o sea, casa de oración: una oración sencilla, llena de esfuerzo y ternura; una oración que se hace vida y nos guie a cada uno por la íntima vocación de ser testigos del amor de Dios.

Espero que Dios me conceda siempre la gracia de perseverar en este apostolado de acompañar como esposa a Cristian. Que no me transforme en un obstáculo volviéndome mezquina y egoísta, porque entregar día a día a mi esposo es aceptar la voluntad de Dios.

Bettina Canale
Voluntaria

Esta entrada tiene 6 comentarios
  1. Muchísimas gracias Betina x tu testimonio!!,que es ejemplo de camino para la vida plena en la vocación de mujer, esposa y madre. Detras de todo apostolado en la acción, propio del hombre, esta el gran complemento de la contemplación del amor en la mujer, vivido en la entrega. Les deseo que María Santísima y San José los guarden y guien como hasta hoy en la gracia del amor silencioso y oculto.
    Ojala muchas mujeres podamos ver y valorar hoy, esta gracia que Dios te concedió, para luz del mundo!

    Ave María Purísima! y adelante!
    FELICITACIONES! Con cariño
    Teresa

    1. Si es muy cierto, todos los dias entregar al servicio de los demàs y sacando tiempo de su tiempo libre es de una voluntad que và màs allà de lo cotidiano, GRACIAS VETINA por entregar a su esposo a paliar el dolor de los que se van de este mundo, y de la familia. GRACIAS DOCTOR VIAGGIO!!!!!!!

  2. Bettina, qué lindo tu testimonio, presentado con esa sencillez y bondad que te caracteriza, don y gracia de Dios y respuesta tuya entregada. Es bueno que nos sigas recordando la fuerza que dimana de JESÚS EUCARISTÍA y recordarnos que tenemos que vivenciar el “HÁGASE tu Voluntad”. Para vos, para Cristian, para Matías, Teresa, Faustina y Camilo, toda paz y bendición de Jesús, de María, de Madre Teresa.

  3. Gracias Bettina por tu testimonio, se nota la presencia de Jesús en tu hogar y en tu entrega a aceptar la voluntad de Dios.-
    Que Dios te bendiga.-

  4. Beti: que lindas tus palabras…. sos una gran persona y dìa a dìa valoro tu templancia, paciencia y ternura maternal….
    Te quiero mucho mucho!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *