Saltear al contenido principal

Julia ArreguiMi nombre es Julia Arregui. Ingresé al Hospice Madre Teresa en Enero de 2010, a fin de solicitar ayuda y asesoramiento para la realización de mi tesina basada en el rol del Trabajador Social en el área de Cuidados Paliativos, correspondiente a la Licenciatura en Servicio Social que en aquel entonces cursaba.

Quedé maravillada por la labor desempeñada, la calidez humana de aquel espacio, el férreo compromiso con la tarea y la entrega desinteresada. Más allá del motivo inicial que me convocaba supe que mi tránsito por este lugar excedería lo meramente educativo.  Paulatinamente,  me involucré profundamente con la  causa de esta organización. Todos sus miembros supieron recibirme amorosamente y brindarse en plenitud.

Desde hace un poco más de dos años, junto a mi querida compañera Celeste Pinto, llevamos a cabo la coordinación de los grupos de ayuda mutua para familiares en duelo. Experiencia sin duda maravillosa, de profundo crecimiento espiritual; por la cual nos repensamos conjuntamente e intentamos aprender a vivir en libertad, lejos de los apegos, acostumbrándonos al natural hecho de morir, teniendo siempre presente la finitud a modo de transitar la vida desde un lugar distinto al imperante en la sociedad occidental signada en gran medida por la negación y el ocultamiento de este fenómeno.

Trabajar en esta institución marca un antes y un después en la espiral de la vida. Citando a Hesse “El que quiere nacer tiene que romper un mundo”, justamente de eso se trata el paso por el Hospice, romper con aquel universo que teme y aborrece la muerte, para familiarizarnos con ella, privarla de su extrañeza y adueñarnos al fin de nuestro ser, como sujetos libres que aceptan la impermanencia, personas sin duda más felices…

El Hospice sabe tocar en lo profundo del corazón y una vez que se pasa por allí no se vuelve a ser el mismo. Mi sentir no expresa más que infinitas palabras de agradecimiento, emoción y felicidad.

Celebro la existencia de esta institución y abrazo esta misión…

Atte. Julia Arregui
Coordinadora Grupo de Ayuda Mutua para Familiares en Duelo: “Luz de Esperanza”

Esta entrada tiene 5 comentarios
  1. Hermosas tus palabras , Julia . Qué linda tarea la de acompañar a las familias en el dolor ! Le pido a Dios para que se mantenga siempre esta llama ardiendo en tu corazón .

    1. Gracias Julia por tu testimonio, compromiso y por tu perseverancia en el Hospice. Es muy importante tu apostolado con las familias que atraviesan esta etapa de dolor.
      Dios te bendiga
      Cristian

  2. July… es increible el crecimiento que has tenido!!!! Te admiro enormemente….. Es un placer y alegria que estes con nosotros y formes parte de èsta gran fmailia!!!!

    Te quiero mucho

    pauli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *