Saltear al contenido principal

Encontrarte en mi vida, me ha hecho encontrarme a mí misma, siempre creí que el encuentro entre dos personas en este inmenso mundo es un gran motivo de reflexión, aprendizaje, múltiples emociones, sensaciones y sentimientos únicos; como lo son cada una de las personas… ¡únicas! Pero… ¿Cuál es el significado del encuentro entre una persona que este enferma, que “cree” que su vida se apaga y una persona que cuida?

Horas y horas pensando, pero HOY, cuando te vi concretar otros de tus sueños confiados, te vi feliz, bella, emocionada, iluminada, respondí mi inquietud: “Nuestro encuentro es un gran milagro que significa amor incondicional, esperanza, fraternidad, compromiso, verdad, misericordia, compasión, solidaridad, espiritualidad, dignidad, empatía, justicia y libertad”.

Vernos es encontrarnos desde nuestra propia Divinidad, uniéndonos en el propósito de encontrarle luz a nuestra vida, conociendo y respetando nuestra propia Historia, pero escribiendo un nuevo capítulo hace cuatro meses. ¡En este tiempo me has enseñado tanto! Que el interés principal de nuestro Ser no es encontrar placer o evitar el dolor, sino encontrarle un sentido trascendental a nuestra vida.

Que es una dicha tener a alguien que te sostenga si caes, que aliente tus sueños, aun los más locos, que tome tu mano y te ayude a avanzar día a día, llenándote de felicidad cuando se pueda y acompañándote en las penas, en la sonrisa escasa, en el miedo, en el fracaso, en los momentos en que creas que todo está perdido.

Que es lindo cuidar de que siempre veamos el arcoiris después de cada tormenta y llenarnos de esperanza para mantenernos a salvo.

Que siempre haremos como el sol que nace cada día, sin pensar en la noche que paso.

Que nuestra verdadera responsabilidad es conocernos a nosotros mismos, pues el conocimiento y la comprensión de nuestro espíritu nos acerca mucho, mucho a Dios, nuestro buen y eterno Padre.

Que creer en uno mismo es muy importante para la vida, que cuando uno cree en uno se convierte en un ser divino para el cual nada es imposible, ni siquiera lo imposible.

Que nuestra voluntad es curativa, que nos fortalece para enfrentar todo desafío! Que cuando de verdad queremos algo, no hay obstáculo que se interponga.

Que cuando nuestro espíritu se alimenta de Fe, nuestra alma, no tiene nacimiento ni tampoco puede morir, pues somos eternos en Dios, que es Vida plena y autentica.

Gracias por iluminar con tu presencia la vida de todos los que tenemos el honor de con-vivir en el Hospice Madre Teresa… ¡TE QUEREMOS!

Mons., J. Redrado: “Esperar es vivir con una ventana abierta desde donde entra un rayo de luz, de ilusión, de ganas de luchar; esperar es un ejercicio fatigoso; es creer en un mañana; es esforzarse hoy; es no borrar nuestros justos y hermosos deseos. La esperanza es como la sangre: No se ve pero tiene que estar. La sangre es la VIDA; así es la Esperanza: algo que circula por dentro, si no se la tiene, se está muerto.”

– Liliana Navarro, Enfermera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *