Saltear al contenido principal

Mabel CantónMe llamo Mabel Cantón, tengo 77 años y soy modista hace 60. Mi familia se compone de 3 hijos y 6 nietos. Pero encontré una nueva familia; la familia del Hospice Madre Teresa de Luján, ciudad donde vivo hace 54 años.

Siempre tuve vocación de servicio e integré distintas instituciones. Pero hasta que conocí el Hospice, pienso, no me habían llegado a movilizar tanto.

Hace 7 años, mi único hermano, padece cáncer. Un aviso en el diario de mi ciudad, hizo que me acercara a esta institución junto a mi sobrina, hija de mi hermano. Nunca pensamos que tendríamos esta respuesta. Más que las puertas, nos abrieron el corazón, ofreciendo todo tipo de ayuda: material, moral y espiritual; tanto a mi hermano como a su familia. Un año de contención hizo que muriera asistido por este grupo humano que no dejó nada librado al azar para hacer su padecimiento más llevadero. Cuando falleció, no encontramos palabras para agradecer tanto amor brindado.

Tenía una deuda… no me era suficiente pagar una cuota mensual. Tenía que encontrar otra manera de ayudar, y llegó esa manera. Me entero que comienza un Curso de Cuidados Paliativos para Voluntarios. Allí estuve presente. Aprendí tanto. Valoré tanto lo que estas personas me enseñaron. Sentí que Dios me había mirado y elegido para ser útil a los enfermos.

Leí las historias de Madre Teresa y dije: “Si ella tan pequeña y tan grande a la vez pensó en los que sufren, ¿Por qué yo no puedo seguir sus enseñanzas?”. Este año comencé a visitar y acompañar enfermos y juro que me sentí útil por primera vez. Mirar con amor y compasión a un enfermo, acariciar sus manos, darle una palabra de aliento y ver lo que sufren. Hace que todos mis problemas de salud, propios de mi edad, sean más llevaderos.

A Dios le pido que me siga ayudando para yo poder ayudar. Tengo 77 años. No sé cuántos me quedan en la tierra, pero quiero que no sean inútiles, que mis manos, mi mente y mi corazón sirvan para servir.

Mi lema es una frase de Madre Teresa de Calcuta: “Un sí a Dios y una sonrisa al enfermo.”

Atte. Mabel Cantón
Voluntaria

Esta entrada tiene 5 comentarios
  1. Mabel hace muchos años tengo el honor de conocerte y el camino de la vida nos lleva a encontrarnos en los mismos lugares,,te quiero mucho y admiro tu trabajo.
    Abrazo y beso enorme

  2. Mabel!!! Felicitaciones por el compromiso y dedicación que expresas en cada acto!!! Sos una gran persona y sabés que te quiero mucho!!!! Siempre con una sonrisa y predispuesta a ayudar al prójimo!! Es real; tenés vocación de servicio y eso se nota día a día!! Nunca cambies!! Sos una hermosa persona!!

  3. Qué lindo tu testimonio, Mabel ! No hace mucho que te conozco , pero puedo decirte que sos para mí un ejemplo de fortaleza ,entrega y generosidad.Me emociono al ver como la Gracia de Dios se hace presente en tu actitud de servicio. Gracias por darnos tanto!

  4. HACE MUCHO TIEMPO QUE CONOSCO A MABEL,SU HERMANO FUE CONMIGO AL COLEGIO SAN LUIS GONZAGA,EXCELENTE FAMILIA..FUE LA MODISTA QUE LE HISO EL VESTIDO DE NOVIA AMI HIJA..SE POSITIVAMENTE EL TRABAJO QUE HACE,MUCHOS TENDRIAN QUE EMITARLA…HERMOSO TESTIMONIO….COCO LA VEGA..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *