Saltear al contenido principal

Testimonio

Nilda participa del Grupo de Ayuda Mutua para Pacientes Oncológicos: “Huellas”. Aquí compartimos algunas de sus reflexiones, un hermoso testimonio.

¿Qué enseñanza me dejó la enfermedad? Aprendí a ser más flexible. Cuando me dijeron el diagnóstico, pensé ¡cómo podía ser! Tuve días de negación; pero al pasar los días, los meses, empecé a ver el camino y pensar en ese Ser Supremo que me había colocado una piedra grandota y me ponía a prueba para ver de qué manera iba a lograr saltarla. Me di cuenta que me tiraba lazos de amor, aparecieron personas con palabras de aliento y cariño. Y así paso a paso me di cuenta que Dios me estaba enseñando; a no ser tan indiferente, en el egoísmo de no mirar a mi alrededor y mirar con ojos de amor.

Con ayuda de uno de mis ángeles (llamado Lorena) comencé a pensar que esta oportunidad de vida no podía desaprovecharla y me propuse ser feliz a pesar de mi circunstancia. Agradecer todos los días, por ver la luz y por tener a gente con vocación de servir a los demás sin recibir ninguna remuneración. Agradecer a mis tres amores: mi esposo y mis dos hijas.

IMPORTANTE

  • Tratar de afrontar el obstáculo más grande: El miedo.
  • Aprender que el día más bello: Es hoy.
  • Intentar en lo posible: Ser útil a los demás.
  • Lo más imprescindible: El hogar.
  • La sensación más grata: La paz interior.
  • La fuerza más poderosa: La fe.
  • La cosa más bella del mundo: El amor.

Madre Teresa de Calcuta

Procura alejar tu mente todo lo que puedas de tu enfermedad.
Piensa en la fuerza y el poder y la atraerás hacia ti.
Piensa en la salud y la conseguirás.

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Tu crecimiento mamá, con 70 y piquitos, me llena de orgullo. Vi muchas veces tu valentía para afrontar la vida, pero esta vez Dios te puso el desafío más grande, mirar a tu interior y reconocer esa fuerza. Gracias mamá por tu enseñanza, sos nuestro ejemplo para no olvidarnos que, a pesar de lo difícil que parece el camino, la vida es maravillosa!!! Te quiero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *