Saltear al contenido principal

¿Quién dijo que es fácil ser cristiano?¿Quién dijo que es fácil?
¿Quién dijo que es fácil creer sin ver?
¿Quién dijo que es fácil decir que no cuando todos dicen que sí?
¿Quién dijo que es fácil ver a un hijo partir pero seguir fiel a pesar de no entender?
¿Quién dijo que es fácil amar a nuestro enemigo cuando me hiere continuamente?
¿Quién dijo que es fácil quedarse solo, con proyectos quebrados pero seguir adelante confiando en nuestro Padre?
¿Quién dijo que es fácil tener una enfermedad y no encontrar la sanidad pero saber que Dios tiene un plan mejor que el personal?
¿Quién dijo que es fácil amar a nuestras esposas y respetar a nuestros maridos cuando todo está en contra del amor sufrido?
¿Quién dijo que es fácil sembrar y no cosechar a pesar de haber trabajado sin desmayar?
¿Quién dijo que es fácil ser virgen hasta casarse como Dios lo estableció?

¿Quién dijo que es fácil? Parece que algo debe haber… parece que algo se debe esconder para aquellos que decidimos creer.

Parece que creyéndole a Dios algo ocurre en mi interior que me llena de vigor y ausenta mi temor.
Parece que aquel que cree con todo su corazón, Dios le da su mano y lo acompaña a todos lados.
Parece que aquel que le sigue hasta el final, con alegrías y tristezas, con victorias y derrotas, con preguntas sin respuestas, Dios lo espera en la eternidad con un abrazo que jamás terminará.

Reflexión por Analía Duo
Voluntaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *