Saltear al contenido principal

Rosita Echazarreta

Trataré de escribir en pocas líneas cómo hoy estoy ejerciendo mi voluntariado en el Hospice Madre Teresa. Hace unos cuantos años, mi hijo mayor sufrió un accidente y pasamos varios meses en un Hospital. Allí viví lo peor…, las imágenes por siempre estarán en mí. Sin embargo, pedí a la Virgen poder sobrellevar el dolor y que logremos salir los dos caminando.

Mientras rezaba al subir las escaleras, prometí una peregrinación a pié hacia Luján. Por supuesto, lo cumplí. Descubrí ahí, en el Hospital, el trabajo de las voluntarias, ya que ellas se encargaban de alimentar a los enfermos. Uno de esos tantos días, sucedió que no había ninguna voluntaria y las enfermeras estaban con mucho trabajo… Ese fue el momento en el que mi hijo me pidió que le diera de comer… y lo hice de ahí en adelante.

La idea de ayudar allí, al jubilarme, fue teniendo cada día más fuerza en mí. Llegó la hora de retirarme y ahí vi que la distancia complicaba la misión que yo deseaba… DIOS sabe cómo llegué al HOSPICE. Acá estoy… acompaño a los que están conmigo, sean pacientes y/o voluntarios; lo que hago es con AMOR, tengo una hermosa familia, tres hijos, un marido y cinco nietos; en ese orden porque es como llegaron a mi vida.

Soy una mujer, una de tantas que trabaja día a día en todo y con todos. Muchas veces me equivoco, pido perdón y vuelvo a empezar. Así soy… y los que me conocen saben de mis momentos difíciles y cómo trato de superarlos. El HOSPICE me da el espacio que necesito para devolver lo que JESÚS me regala…, el día de hoy.

Rosita Echazarreta
Voluntaria

Esta entrada tiene 5 comentarios
  1. Rosita:tu testimonio es un fiel reflejo de lo que sos, una mujer luchadora y directa y hoy al servicio de Dios. Gracias por todo lo compartido! Que nunca pierdas tu espontantaneidad!

  2. Muchas gracias Rosi por todo lo que haces por nosotros!! Siempre estás para ayudarnos y, particularmente, me gusta compartir el tiempo con vos y que vengas a visitarme!!!! Te quiero mucho!
    Cele

  3. GRACIAS, ROCHI! ES UNA GRAN ALEGRÍA REENCONTRARTE COMPARTIENDO NUESTRO VOLUNTARIADO. DIOS ACOMPAÑE A TODOS LOS VOLUNTARIOS QUE RECIBIMOS TANTO AMOR A CAMBIO DE TAN POQUITO.UN ENORME ABRAZO.MÓNICA

  4. Rosita! es una alegría inmensa habernos cruzado en este camino !
    sos una persona muy transparante y auténtica.
    Gracias por tu buena onda !

    Te quiero!!

    Ana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *