Saltear al contenido principal

Uno se pregunta siempre qué es lo que realmente ha venido a hacer en este mundo. Hay miles de personas desesperadas por dar sentido a su vida, un propósito. Una de las formas de descubrir cuál es la contribución que hemos venido a hacer a la humanidad es evaluar en nosotros mismos qué es lo que realmente nos gusta hacer. Aquello para lo que hemos nacido es aquello en lo que somos felices trabajando. Cuando uno se dedica a hacer aquello para lo que vino a este mundo, es siempre “fácil y sin esfuerzo”.

Foto testimonio Rocío
Cada uno tiene una misión y hoy puedo sentir que estoy cumpliendo con la mía. No solo comparto hermosos momentos junto a mi marido y mi hijo, en la calidez de mi hogar, sino que también junto a esta maravillosa familia que es el “Hospice Madre Teresa”, al cual pertenezco hace muy poquito tiempo, pero que he llegado a querer como si fueran de mi familia.

Este equipo que se conforma de bellas almas, que dan aliento, cariño, amor a cada uno de los huéspedes que por allí transitan.

Es difícil describir lo que se siente cuando uno forma parte de una tarea: amor al prójimo, en la acción desinteresada por el bien de otros. Por amor a cada uno de los enfermos que tanto necesitan, desde una charla, una rica comida, o simplemente un abrazo.

¿Como llegué hasta el Hospice?, AÚN NO LO SÉ. Se ve que Dios lo tenía preparado para mí. Y aquí aprendo mucho, un poco cada vez. A dejar de lado el egoísmo, el orgullo, a valorar la vida desde todas las ópticas, a querer mucho más.

Me convenzo cada vez más que cuando ofrecemos parte de lo que somos o tenemos en favor de los otros seres humanos, los primeros beneficiarios somos nosotros. Nuestra vida solo se convierte en VIDA PLENA y CUMPLIDA, si somos capaces de compartirla.

Gracias a mis compañeras y compañeros, que son muchos. A las enfermeras, al Dr. Cristian, a las chicas de secretaría y en especial a todos los huéspedes que por allí transitaron. Gracias por tanto AMOR!!

Rocío Villarreal, Voluntaria.

Esta entrada tiene 3 comentarios
  1. En realidad que lindo saber que aun hay personas con un gran corazón,personas humanitarias ,que son capaces llevar mucho amor alegría y sobre todo paz a cada uno de sus pacientes, eso es amor al prójimo me da mucha alegría saber que aun hay personas como ustedes . ….soy enfermera y se, la necesidad que siente cada paciente … Muchas Felicidades a todo el personal que trabaja en Hospice Madre Teresa…QUE DIOS BENDIGA A CADA UNO DE USTEDES …. mucho éxitos para todos ABRAZOSSSSSSSSSSSSS

      1. Muchas gracias Rocío por tan hermoso testimonio pero por sobre todas las cosas, por tu dedicación, cariño y amor que les brindás a los huéspedes.
        Dios te conceda la alegría y la paz en el corazón para seguir entregando tanto amor.
        Cristian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *