Saltear al contenido principal

A continuación les compartimos las hermosas y dulces palabras de agradecimiento de Verónica, hija de nuestra huésped Cuqui, a quién pudimos acompañar durante la etapa final de la vida en la Casa de la Divina Misericordia.

Quiero agradecer a toda la familia del Hospice Madre Teresa, que a partir de ahora son mi familia porque desde el primer momento me hicieron sentir parte de ellos.

Llegué desesperada buscando ayuda, me recibió Mariela, que me escuchó y a pesar de que estaban prohibidos los abrazos, me contuvo con uno muy fuerte. Tuve la suerte que mi mamá pudiera ingresar para transitar sus últimos días dignamente.

Estoy eternamente agradecida… con el Dr. Cristian Viaggio, con Yoli la colo, María Luisa, Yolanda, Estefi e Itatí, que la cuidaron y le dieron tanto amor a ella y a mí. ¡Gracias por preocuparse tanto por mí!

A Pauli, que cada vez que venía al Hospice buscaba alguna excusa para sacarme de la habitación, «Para cambiar de aire Verito» me decía.

A todos los voluntarios: Sandra, Gabriel, Dorita (que siempre tenía palabras tan lindas para decirme), Andrea, Anita, Lucía, Flor, Tere, Bersi, Laura (que cocinaba tan rico), Lili (recordandome que fuera a mis controles médicos), Patri, Mariana, Mónica, Chula, y a mis dos ángeles de la guarda… María Luján y María Laura que estuvieron muy pendientes todo el tiempo que estuve en el Hospice y lo siguen haciendo.

César, párrafo aparte, gracias, mil gracias por tanto amor que le diste, hubo una conexión especial entre ustedes. Lore y Fede por escucharme, a TODOS.

GRACIAS, MIL GRACIAS POR TANTO AMOR…

¡Los quiero!
Vero

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.