Saltear al contenido principal

Nuestra Casa, una vocación

El 25 de mayo de 2013 concretamos el sueño de mudarnos a la “Casa de la Divina Misericordia” del Hospice Madre Teresa. Finalmente, luego de muchos años de servicio se logró cumplir con el anhelo de la casa.

El 27 de noviembre de 2013 se llevó a cabo la inauguración formal. Celebró la Misa Monseñor Agustín Radrizzani y el corte de cinta lo realizaron las Misioneras de la Caridad, la religiosa Hna. Manola.

La Casa de la Divina Misericordia es un hogar para hospedar a personas con cáncer en etapa avanzada que no puedan ser cuidadas en sus casas o para brindar alojamiento transitorio a pacientes cuyas familias han claudicado en el cuidado.

Se hospedan para descansar, recibir el control de sus síntomas y el apoyo espiritual y emocional que necesiten, acompañándolas a encaminarse al momento sagrado y vital de toda persona humana que es el morir.