Saltear al contenido principal

voluntariado

El Día Internacional de los Voluntarios fue decretado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 40/212 el 17 de diciembre de 1985. Desde entonces, los gobiernos, el sistema de Naciones Unidas y las organizaciones civiles se han unido de forma exitosa a los voluntarios de todo el mundo para celebrar este día el 5 de diciembre.

En su día, queremos reconocer a cada uno de nuestros voluntarios por su entrega incondicional para con los huéspedes y sus familias, por su tiempo, por su amor hacia el prójimo, por responder ante cada necesidad.

¿Quiénes son nuestros Voluntarios? Son personas que decidieron ofrecer su tiempo y dedicación a las diferentes necesidades de nuestros huéspedes para mejorar su calidad de vida. Son personas, mujeres y hombres, que apuestan por la solidaridad, el respeto mutuo y el amor al prójimo como actitud existencial y asumen su vocación con un fuerte compromiso que se manifiesta en cada acto cotidiano, basado en el cuidado compasivo y amoroso.

La actividad del voluntario muchas veces es silenciosa, sin embargo su acción es esencial para llevar adelante la misión de asistir y cuidar humanamente a los huéspedes. Ser voluntario conlleva un trabajo arduo pero enriquecedor.

Cada año nuestra familia de voluntarios renueva su entrega con el “Compromiso del Voluntario” donde se recuerda el por qué y para qué de su servicio, entre otros puntos importantes, generalmente bajo un encuentro espiritual, guiado por un sacerdote referente. Asimismo, año tras año son formados y preparados desde diferentes áreas para que puedan desenvolverse de la mejor manera posible en su accionar. Así, se realizan encuentros recreativos y salidas como comunidad Hospice para afianzar los lazos y el sentido de pertenencia, practicar la escucha y alimentar las relaciones. De esta manera, se trabaja en equipo bajo la identidad institucional que agrega valor y hace a la impronta del Hospice.

Que nuestra Querídisima Santa Madre Teresa de Calcuta colme sus corazones de amor y vocación, proteja cada una de las almas que ofrecen día a día su entrega para que todos podamos seguir siendo y haciendo el Hospice.

Invitamos a quiénes sientan el llamado de pertenecer al Hospice como voluntarios, a sumarse a nuestro equipo de trabajo.

¡Los estamos esperando!

Simplemente, ¡gracias! Como dice una canción: “Es el privilegio de dar

Lic. María Celeste Camerano
Gestión y Comunicación Institucional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *