Saltear al contenido principal

Los cuidados paliativos tienen como objetivo aliviar el dolor, tanto emocional como los síntomas de la enfermedad, y acompañar a la persona hasta el final de la vida. De esta forma, promocionan la vida y consideran el deceso como un proceso natural, sin adelantarlo ni retrasarlo.

Sin embargo, muchas personas desconociendo estos tratamientos llegan a considerar la opción de la muerte asistida o eutanasia. La palabra eutanasia deriva del griego “eu” (bueno) y “zánatos” (muerte), traduciéndose así como “buena muerte”. No obstante, esta teórica “buena muerte” transgrede una serie de principios éticos que la hacen rechazable.

En primer lugar, el principio de inviolabilidad de toda vida humana. Si la vida es un bien supremo y el hombre no es su dueño absoluto, no puede disponer de ella, ni en el caso de la eutanasia activa (cuando la demanda el propio interesado), ni en el de la eutanasia pasiva (cuando se practica sobre otra persona sin su consentimiento).

Existe una falsa compasión que pretende establecer como un acto de dignidad a la eutanasia en determinados casos. Sin embargo, el Papa Francisco aseguró que, aunque se apela a la compasión, “todos sabemos que, con tantos ancianos, en esta cultura del descarte se practica la eutanasia escondida”.

En nuestra sociedad, va poco a poco aceptándose una idea tergiversada de que la “calidad de vida” está por encima del derecho a la vida. Si aceptamos este postulado, la vida de millones de personas queda al arbitrio caprichoso de sus cuidadores, familiares o del Estado.

Cuando surge la tentación de aceptar estos argumentos manipuladores es bueno recordar que “ayudar a morir” no debería ser sinónimo de quitar la vida.

Así, ante esta situación tan compleja aparecen los “cuidados paliativos” que no buscan ayudar a morir, sino vivir de la mejor manera posible hasta el final de la vida, acompañando a la persona afectada por la enfermedad en lo espiritual, emocional y físico.

Fuente: Elige la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *