Saltear al contenido principal

El jueves 21 de diciembre se llevó a cabo la tradicional Misa de Luz en la Casa de la Divina Misericordia del Hospice Madre Teresa. Aunque el clima no nos acompañó, muchos familiares, amigos, voluntarios y colaboradores se acercaron a celebrar este hermoso acto junto a nosotros.

Este día nos reencontramos con familiares, amigos y allegados de todas la personas que han pasado por el Hospice Madre Teresa, y de los huéspedes que han partido al encuentro con Dios, para recordarlos y llevarlos siempre en nuestro pensamiento.

Aunque todo estaba preparado para realizarla en el parque de nuestra Casa, una fuerte tormenta nos obligó a preparar el altar dentro de nuestra galería. Allí pudimos albergar a toda la comunidad, con el espacio un poco limitado pero con el corazón feliz de volver a recibir a todas las familias con las cuales habíamos compartido momentos tan especiales.

Así, nos acompañaron voluntarios, amigos, padrinos, socios, colaboradores, vecinos de la comunidad y huéspedes con sus familias, con una vela encendida por cada uno de los huéspedes que nos han dejado, simbolizando la luz de la vida, y compartimos la emotiva homilía del Padre Eugenio Sánchez, quien resaltó el sentido digno de la etapa final, del amor puesto en los que sufren, en el dolor y la enfermedad.

Luego de la Misa, todo el equipo de profesionales y voluntarios del Hospice, disfrutamos de una linda reunión y brindis por la Navidad y por otro año más juntos haciendo Hospice.

Sin embargo esto no fue todo, antes de la Misa el grupo de voluntarios se reunió para renovar formalmente su compromiso anual con nuestra Institución. Así, fiel al espíritu Hospice y al origen de la Casa de la Divina Misericordia, el encuentro contó con un tiempo de Adoración al Santísimo Sacramento. En esta oportunidad, el Padre Luis Fornero, párroco de San Cayetano, acompañó la ceremonia e invitó a revisar los aspectos espirituales que le dieron vida al lugar y que aún hoy nos motivan en el servicio diario.

De esta manera, el grupo de voluntarios reflexionó acerca del espíritu del mismo Jesús y de nuestra Santa Teresa de Calcuta, quien además de darle nombre a nuestra casa, inspira intensamente a todos los que la integran a partir de su ejemplo de vida humilde, solidaria y generosa, alimentada por la oración permanente.

Agradecemos a todas las personas que nos acompañaron una vez más en este evento en el cual recordamos a todos nuestros seres queridos. Además agradecemos al Padre Eugenio Sánchez de la Parroquia San Vicente por celebrar la Misa de Luz y dar su bendición.

Galería de fotos

Esta entrada tiene un comentario
  1. Gracias por compartir las fotos un honor para mi…que este Año sea con bendiciones por lo que hacen abrazos Mary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *