Saltear al contenido principal

El acompañamiento de los Cuidados Paliativos

Atravesar la etapa final de la vida es un momento difícil para el huésped y su familia, sin embargo gracias a los cuidados paliativos es posible transitar este periodo con dignidad, sentirse acompañado, mitigar el dolor, y liberar el alma.

La atención de un Hospice y el acceso a los cuidados paliativos permiten, tanto al paciente como a su familia, ver la situación desde otra perspectiva, aliviar sus dolencias físicas y emocionales, vivir experiencias únicas hasta el último segundo y, sobre todo, los ayuda a prepararse para despedirse de la vida.

Los cuidados paliativos surgen como respuesta a la necesidad que tienen los pacientes de acceder a un trato humanizado pero profesional a la vez. Las personas que se encuentran en la etapa final de su vida necesitan ser tratados como seres humanos, aunque siempre apoyados desde la medicina, la enfermería y la psicología, para brindar un acompañamiento integral, abarcando principalmente el aspecto emocional.

Estos cuidados disponen de las herramientas científicas y profesionales necesarias para aliviar los síntomas de la enfermedad, pero además cuenta con aquellas herramientas que exceden el plano medicinal y se enfocan en satisfacer las necesidades emocionales, espirituales y afectivas.

Así, los cuidados paliativos proponen un cambio de perspectiva: no se trata de preparar a la personas a llegar al final de la vida sino acompañar a vivir de la mejor manera posible hasta el último segundo de vida. Por esta razón, es esencial ofrecer una presencia constante con un trato humanizado; dar lugar a la charla, a la escucha del otro y a expresar las emociones.

Este tipo de tratamiento ya se encuentra incorporado dentro del programa médico obligatorio, y actualmente se encuentra en proceso de desarrollo un proyecto internacional para reconocer a los cuidados paliativos como un Derecho Humano. Sin embargo, todavía no hay un conocimiento social generalizado sobre la existencia de este tipo de cuidados, de sus modelos de atención (como en los Hospice, los Hospitales, atención domiciliaria o en diversas ONG’s) así como del tipo de asistencia que ofrecen.

Por este desconocimiento, en muchas ocasiones las familias no saben cómo pedir ni a dónde acercarse para recibir este tipo de cuidados. De esta manera, este familias suelen llegar en una etapa avanzada de la enfermedad, cuando pudieron haber sido acompañadas y asistidas desde el principio, y evitar así un periodo de sufrimiento tanto físico como emocional.

Si conocés a alguna persona, familiar, amigo o conocido que padezca una enfermedad terminal en estado avanzado, que resida en la localidad de Luján o alrededores y necesite de los Cuidados Paliativos no dudes en ponerte contacto con nosotros.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *