Saltear al contenido principal

"Enciende una luz... una vida..."

El Hospice Madre Teresa es una Asociación Civil sin Fines de Lucro y Entidad de Bien o Interés Público que brinda cuidados paliativos a todas las personas, fundamentalmente carenciadas y de forma gratuita, sin distinción de credo religioso, que padezcan una enfermedad progresiva e incurable como es el cáncer y que necesiten de nuestra modalidad de atención.

Nuestra base es evangélica y nuestra guía en atención a los enfermos, la Madre Teresa: “El amor es un fruto que siempre está maduro y al alcance de todas las manos. Cualquiera puede recogerlo.”

En respuesta a recoger el amor, vemos la necesidad de estar junto al que sufre. Por tal motivo, un grupo de laicos católicos, profesionales y personas de buena voluntad teniendo en cuenta que “…la Iglesia considera el servicio a los enfermos como parte integrante de su misión…”, han constituido el Hospice Madre Teresa, para realizar esta actividad de apostolado, “de buen samaritano”.

“…No hemos podido pasar con desinterés ante el sufrimiento ajeno…”

El Hospice Madre Teresa forma parte del Movimiento Hospice en la Argentina y es partícipe del Movimiento Hospice Mundial. Es así, que se une a todos los Hospices del mundo para el evento de la luz. Pero, ¿qué significa este evento…?

Este evento anual que realiza en todo el mundo el Movimiento Hospice reúne varios objetivos que se concretan según las características y propósitos locales de cada Hospice. Además de ser un evento público, sirve de difusión, de actividad para el sostenimiento del Hospice y de oración e integración con la comunidad local.

Todos los años en el mes de diciembre, tiempo litúrgico de Adviento de preparación a la Navidad, familiares y amigos, voluntarios y benefactores, profesionales y vecinos, se reúnen en distintos Hospices a lo largo y ancho del mundo, en una ceremonia que celebra la vida y la alegría de la fe en la esperanza del amor, haciendo memoria de nuestros seres queridos fallecidos.

Jesús es la Luz del mundo que enciende nuestras vidas con Su Vida y la de los difuntos con Su Resurrección.

¿Por qué el símbolo de la vela?

Con el simbolismo de la vela encendida, oración que se eleva consumiendo y así ilumina, se desarrolla la celebración de la misa. La luz simboliza el homenaje a un ser querido que ya ha fallecido. Cada familiar, una vez finalizada la misa, se lleva la vela a su casa y la enciende durante el mes de diciembre. De esa manera, brillan sus especiales recuerdos, puesto que las luces del Hospice representan los seres queridos muertos que queremos recordar en esta celebración. Nuestro símbolo propio será la luz que encendemos y recuerdan a todos los enfermos que pasaron por el Hospice y murieron en él y, con ellos, hacemos memoria de todas nuestras personas queridas fallecidas.

¿Por qué en este tiempo de Adviento…?

El Adviento es una espera. Es un tiempo litúrgico que prepara la Navidad, el Nacimiento. La fecha de la Navidad, desde los primeros siglos del Cristianismo, se fijó el 25 de diciembre, ya que en el hemisferio norte es una fecha cercana al solsticio de invierno: en pleno invierno, tiempo de frío y oscuridad, imagen de la humanidad que espera en la oscuridad, Jesús viene como nuestra Luz.

El Adviento es un tiempo de amanecida. Con la certeza que nos da la memoria de llegadas que fueron, alimentamos el ansia de una espera que aún queremos que se cumpla. No es la expectativa de un inicio, sino la certeza de un cumplimiento. María es ejemplo de esta espera: el 18 de diciembre, Ntra. Sra. de la Esperanza; se inician los últimos días de preparación a la Navidad. El Adviento, como todo tiempo litúrgico, es fundamentalmente una realidad espiritual.

El Hospice Madre Teresa, conjuntamente con el Movimiento Hospice Argentina, no quiere estar ajeno a esta conmemoración y quiere unirse a este evento mundial, celebrándolo en nuestro país, en los distintos lugares y equipos en donde se esté desarrollando la “filosofía Hospice”.

Realizar esta ceremonia a los pies de Nuestra Madre, será una manera de estar junto al que sufre la pérdida de un ser querido, como María estuvo a los pies de la Cruz junto a su Hijo. Por ello, reflejamos en imágenes algunos de los momentos vividos en la misa realizada en la Parroquia San Cayetano, el viernes 9 de Diciembre a las 18:30 hs. Asimismo, se efectuó la entrega de diplomas a aquellas personas que culminaron el Curso de Voluntarios llevado a cabo durante el 2011; entre ellos diez integrantes de Mercedes, fundadores del Hospice Sagrado Corazón! Seguido de ello, se hizo entrega de un rosario a la voluntaria Norma González de Moyano, a modo de reconocimiento por su dedicación y compromiso basado en el amor cotidiano.

Atte. Gastón Colaprete
Vicepresidente y Coordinador de Voluntarios

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *