Saltear al contenido principal

Prácticas Alternativas en Cuidados Paliativos

Es muy frecuente que las personas con enfermedades terminales cuando experimentan que su estado de salud no mejora, comiencen a sentirse desamparadas y frustradas ante el “supuesto fracaso” de la medicina tradicional del curar.

A esta experiencia de vida dolorosa y muy compleja se le suma la “crisis espiritual y existencial” que los conduce por el camino peligroso de las “pseudociencias”. Una Pseudociencia (“falsa ciencia”) es aquella creencia o práctica que es presentada incorrectamente como científica, pero que no sigue un método científico válido, no puede ser comprobada de forma fiable, o carece de estatus científico.

Muchas prácticas son “técnicas médicas y/o espirituales” que tienen más de placebo que de remedio real y que para funcionar apelan a la fe de cada uno. Muchas de las personas que acuden a estas prácticas pseudocientíficas lo hacen por desesperación, falta de información o ingenuidad, y son estafadas moral y económicamente.

Lo más preocupante de la situación es que nadie advierte sobre los riesgos de estas prácticas y las instituciones o sociedades científicas – que parecerían ser las más adecuadas para analizar este tema – tampoco se ocupan de investigar en profundidad esta realidad.

Lo cierto es que cada vez son más las personas engañadas, y muchos de ellos ponen en riesgo su vida. Los Hospices Católicos debemos asesorarnos muy bien, desde nuestra espiritualidad y la ciencia, sobre estas prácticas pseudocientíficas que pueden atentar contra la vida y dignidad de las personas.

Las víctimas de las Pseudoterapias

“Cada vez llegan más casos a los periódicos de personas que caen en manos pseudocientíficas, a veces con consecuencias graves. Desde aquellos que están despiertos en mitad de la noche, solos, o enfermos, o arruinados, y la televisión les ofrece de madrugada las mejores técnicas del tarot para superar sus problemas, hasta aquellos que al recibir un diagnóstico de una enfermedad grave acaban cayendo en manos de personas sin escrúpulos que les prometen una curación milagrosa y lo único que hacen en realidad es retrasar su ingreso en el hospital para cuando ya es demasiado tarde. Esta situación nos afecta a todos: tenemos una mente con tendencia al pensamiento mágico, una mente que evolucionó para la vida en caverna y que se vuelve especialmente crédula cuando estamos débiles. En esos momentos necesitamos que la ley nos proteja”.

“Sería deseable un pacto de Estado contra las pseudociencias. Un pacto que permita sacar las pseudociencias de las farmacias, de los colegios, de las universidades, de los ayuntamientos y de todas las instituciones que les otorgan credibilidad. Legislar. Y educar. Mucho. Desde la más tierna infancia”.

Fuente: Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas
Boletín Monográfico: Nº 464

Dr. Cristian Viaggio
Presidente y Director médico del Hospice Madre Teresa

Esta entrada tiene un comentario
  1. Buenas noches, quisiera que por favor me especifique cuáles serían esas pseudociencias, para conocer y comprender mejor lo que ha escrito en su nota.
    Muchas gracias.
    Saludos,
    Nerina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *