Saltear al contenido principal

Reconocimiento por el Día Internacional de la Mujer

El viernes 10 de marzo, en el marco de las distinciones realizadas por el Día Internacional de la Mujer, las voluntarias del Hospice Madre Teresa obtuvieron un reconocimiento por parte del partido político GEN (Generación para un Nuevo Encuentro), cuyos integrantes locales llevan a cabo un homenaje anual a las mujeres de la comunidad que se destacan por su labor, ya sea en ámbitos socio-culturales, deportivos, educativos, artísticos o por su trabajo solidario.

El acto de reconocimiento se llevó a cabo en el Salón Cultural de la Biblioteca Ameghino, y contó con la presencia de dos expositoras, quienes además fueron diputadas, y disertaron acerca del tema de “Violencia de Género”, temática de sumo interés.

A continuación de las palabras de las expositoras se otorgaron las distinciones a diez mujeres lujanenses.

El primer reconocimiento fue para las voluntarias de nuestra Institución; en nombre de todas se acercaron al acto algunas de las voluntarias para recibir su merecida distinción. El grupo de voluntarias está conformado por: Sandra Argüello, Comba Barroso, María del Carmen López Romera, María Fernanda Pérez, María Inés De Lorenzo, Shirley Saldias, Mirta Toobe, Stella Cantos Milla, Liliana Ricci, Silvana Rondon, Karina Fornari, Mónica Melano, Margarita Magadan, Lorena Lencina, Mabel Cantón, Carolina Tierno, Teresa Santilli, Patricia Dutto, Patricia Massini, Liliana Tadeo, Marcela Rossi, María Andrea Pampín, Fabiana Montoya, Marina Arballo, Silvina Rausch, Elisa Perna, Chula Quevedo, Dora Kopruch, y también las mujeres del Equipo terapéutico: Lorena Etcheverry, Belén Rausch, Teresa Savage, Paula Olaizola y Norma Moyano. A pesar que es un reconocimiento por el Día de la Mujer, el equipo está formado también por hombres: Jorge Venditti, César Peláez, Gustavo Maisenti, Arturo Vierheller, Juan Fiscela y Roberto Fiscela.

Durante el acto, una de ellas agradeció y destacó la importancia de recibir una distinción como un estímulo para continuar con la tarea diaria. A su vez, invitó a los presentes a que se acerquen a la “Casa de la Divina Misericordia” a conocer el trabajo que realizamos diariamente, a interiorizarse sobre la tarea, y a sumarse como voluntario para colaborar con la obra del Hospice.

La voluntaria finalizó sus palabras diciendo que: “Compartir la alegría de amar, respetar, servir y cuidar a la vida, a toda vida humana hasta su fin natural, es una hermosa tarea”.

María Andrea​ Pampin,
Voluntaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *