Saltear al contenido principal

Alejandra Torres

“Algunas cosas en la vida, llegan como si nada… y se vuelven un todo!” Cuando llegué a la Argentina, tenía el propósito claro de estudiar y poder de alguna manera conseguir un medio para sostenerme y estar acá. Con el pasar de los días, y con lo difícil que es dejar la familia y la red de apoyo de toda la vida en ese lugar, comencé a abrir mi corazón a lo que me llegaba, viviendo con fluidez y agradecimiento. Entonces, las bendiciones fueron llegando y poco a poco la vida me puso en el camino seres humanos increíbles que han hecho de estos dos años una experiencia única e inolvidable, cargada de muchos aprendizajes y calidez humana.

Así es como al acercarme a lo saludable para el alma, desde la psicología positiva, pude encontrar lo que para mí fue un angelito terrenal que me ha ayudado en el camino y ha completado la labor de otros ángeles que andan desde lo alto iluminándolo, y me han ayudado a encontrar un propósito en esta búsqueda del querer dejar este mundo un poco mejor de como lo encontré.

Y entonces, he hecho un gran click en la vida, al conectarme con este hermoso lugar, donde las puertas se me abrieron de par en par; y siento que allí, encontré una familia adoptiva que me ha permitido desarrollarme cada vez más como persona, desde un poder dar lo que sé y tengo, a un otro que está allí, a disposición de recibir con el alma y los brazos abiertos un cuidado que le permita sentirse bien, sin importar la dificultad, pudiendo recordarles lo que en ocasiones las adversidades nos empañan y hacen que se  nos olviden las herramientas y virtudes que poseemos y que nos han conducido en este escribir de nuestra propia historia.

El Hospice ha sido para mí un aprender a vivir, una manera de agradecer a este hermoso país y los bellos Argentinos que han abierto sus puertas para mí; y con esto poder retribuir tantas cosas dadas, tanto cariño, aprendizaje y vivencias. Ha sido un aprender a retribuir, a ser cada vez más humano, a dar con el corazón, a dar lo mejor  y a amar lo que se hace.

Estoy profundamente agradecida por las bendiciones que ha traído a mi vida este estar y pertenecer, desde lo humano y grato.

Para mí, los miércoles son días llenos de cariño, sabiduría, creatividad y mucha humanidad.

Marina Alejandra Torres, Psicóloga
Grupo de Ayuda Mutua para pacientes oncológicos: Huellas

Esta entrada tiene 4 comentarios
  1. Gracias Alejandra, aún no nos conocemos pero sé que no faltará oportunidad. Estoy feliz por el camino que eligió mi mamá, una transformación única, un ejemplo de lucha y amor a la vida. Todo gracias a vos, a Lorena y a esta casa maravillosa a la que le debe mucho: la alegría de vivir de mi mamá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *