Saltear al contenido principal

Carolina Dassen

Mi nombre es Carolina, soy médico desde hace diez años… Realmente creo que mi llegada al Hospice Madre Teresa -hace dos meses- ha sido por pura causalidad.

Me había empezado a preocupar, hace un tiempo atrás, la posibilidad de contener pacientes que estuvieran pasando por un momento trascendental de su vida, como es el de poder afrontar la muerte y obtener las herramientas personales para hacerlo de la manera más productiva posible. Elizabeth Kubler Ross me ha inspirado para iniciar este emprendimiento; luego el universo puso en mi camino al Padre Andrés quien me facilitó los datos del Hospice para acercarme y ofrecer mi ayuda.

Si bien a la hora de acompañar a un paciente la parte médica es importante, puesto que permite controlar los síntomas que se presentan y brindar calidad de vida, la parte humana es sin duda la que complementa y enriquece la intervención que estemos realizando.

Todos en esta casa son muy especiales, cada uno brinda lo mejor que tiene a quienes más lo necesitan y son permanentemente un ejemplo y un apoyo a la hora de trabajar.

Les estoy muy agradecida por haberme abierto las puertas y haber confiado en que podía realizar este trabajo. Espero poder responder a las expectativas de aquellos que se acerquen en búsqueda de contención emocional y psico-espiritual, así como también ayudar a los familiares a poder afrontar este trance del que forma parte la vida misma.

Atte. Dra. Carolina Dassen
Voluntaria

Esta entrada tiene 6 comentarios
  1. Muy lindo el breve testimonio de esta bella mujer médico, Carolina. Es muy acertado hablar de CAUSALIDAD, no de casualidad, porque esta última no existe, todo es gracia para nosotros, todo es providencia sobre nosotros. Jesús y María te bendigan a vos, Carolina, a tu familia y afectos y a tu trabajo en el Hospice.

  2. Carolina:

    Naciste con la luz intensa que te dio Jesus un dia de nochebuena. Diste luz y amor a la vida mía.

    No llegaste por casualidad al Hospice Madre Teresa, llegaste por el camino iluminado por tu corazón.

    Gracias por lo que haces. Te ama Mamá

  3. Estimada Carolina:

    Llegaste al Hospice en un momento especial. No hay muchos médicos que deseen comprometerse y donar su tiempo para el acompañamiento de los enfermos en su fase final de la vida. Coincido con el hno. Antonio, entrañable amigo y educador en la cultura de la vida, no llegaste por casualidad, sino por la causalidad ordenada de la Divina Providencia. Simplemente gracias por tu tiempo, simpleza, profesionalidad, dedicación y amor que estás brindando a los enfermos y familiares. Dios te conceda la gracia de perseverar en el camino del bien y del amor, en desarrollar la Bienaventuranza de la Misericordia que conduzca a los enfermos a la morada eterna, a la patria celestial, donde algún día, no por nuestros méritos, sino por el amor de Cristo, quién tras su muerte y resurrección, nos abrió las puertas del cielo, para contemplar al Padre.
    Dios te bendiga!!!!!

  4. Caro!!! Qué decirte?!!! Recuerdo el primer día que llegaste al Hospice y te presentaste… Tenías tantas pero tantas ganas de comenzar a colaborar… En la semana siguiente ya formabas parte de nuestro Equipo… Con tu simpleza, dedicación y compromiso enseñas a cada una de las personas que se cruzan en tu camino! Me emocionó mucho el comentario de tu Mamá… Son palabras que llenan el alma! Te quiero mucho mucho!

  5. DRA..CAROLINA CUANDO TE NAES L CONOCI VI ALGO DISTINTO EN TU VIDA , HABIA ALGO ESPECIAL EN VOS, YO SOY BUDISTA, Y NUESTRA FILOSOFIA ES LEY DE CAUSA Y EFECTO ,RECITAMOS UN MANTRA NAN MIOJO RENGUE KIO,PARA LA FELICIDAD DE UNO Y LA DE LOS DEMAS, SOS UN SER HUMANO MARAVILLOSOSO, GRACIAS X CUIDAR MI SALUD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *