Saltear al contenido principal

medalla-milagrosa-hospice

Nos golpeó y muy duro a un grupo familiar que veía esa enfermedad desde la vereda de enfrente.

Pero un día el destino nos puso a prueba… terrible… el deterioro en la salud de Mercedes, para nosotros “La tia Lula”, esas personas de telenovela, una realidad que no tenía retorno.

Pero ante la adversidad, Dios nos puso su mano y fue entonces cuando recordé una charla de la suegra de un amigo, que nos relataba su experiencia en un proyecto muy humanitario. Por primera vez oía hablar del Hospice Madre teresa.

Gracias a Rosita tuvimos contacto con el Hospice, y fue en ese momento de desesperación que me comuniqué y al poco tiempo todo el equipo de valiosos voluntarios entraron en acción, ayudando así a que nuestra tía y todos nosotros estuviéramos contenidos y apoyados en esta difícil situación.

Entre internaciones varias en distintos hospitales, y su estadía en su casa, nunca dejó de recibir este apoyo fundamental para estos casos tan duros que desbordan a todo el entorno.

Ya casi al final, Mercedes junto al Dr. Cristian, pudo elegir dónde terminar sus últimos días. Y fue el Hospice, quién a través de todo el equipo de cuidados paliativos, la recibieron en su casa asistiéndola hasta después de su deceso.

No tenemos palabras de agradecimiento y felicitaciones a todos los que están. La tarea que hacen es digna de distinguir, reconocer y valorar. Dios los bendiga y les siga dando las fuerzas para continuar con la obra.

– Familiares y amigos de Mercedes

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Emotivo y lleno de pedagogía el testimonio, y la reflexión que hacen en torno al acontecimiento que, cuando la caridad fraterna y cercana se muestra, es luminosamente, también en medio del sufrimiento, un acontecimiento de salvación, de presencia de Dios a través de las personas.
    Gracias, muy bello.

  2. Tuve la Gracia de Dios de acompañar a Mercedes en su enfermedad. Fueron momentos que atesoraré por siempre en mi corazón. Ella fue para mí un ejemplo de vida. Su paciencia infinita, su Amor prodigado a manos llenas y su fuerza de voluntad hasta el final…
    Gracias Nora por tu incondicionalidad! A toda la familia Muchas Gracias! porque vi en Uds un equipo amoroso que pudo demostrarle a Mer cuánto la querían.
    Es mucho lo que recibí de Uds. Doy gracias a Dios por haberlos conocido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *