Saltear al contenido principal

Gastón Colaprete

Si tuviera que definir con una frase por qué a esta altura de mi vida he decidido estudiar Enfermería, sin lugar a dudas sería: “Navega mar adentro”. Arriesgarse al cambio y a algo nuevo, que a sabiendas, será para beneficio de alguien que lo necesita, es sin lugar a dudas una vivencia increíble. Nada ha sido fácil, en la vida creo que nada es sencillo, y menos aún entendible desde el primer momento.

En última instancia, creo que vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida te asigna continuamente.

A mí, particularmente, la vida me ha asignado una hermosa tarea y todos los días renuevo ese compromiso con ella.

Es por eso que hay mucho para agradecer, y el primer gracias es a Dios por el don de la vida; gracias a mi familia que me acompañó y respetó mis ausencias durante este año; gracias a mis amigos de siempre y a los nuevos que he cosechado durante el curso; gracias a Yolanda Anabel Culzoni, la profe, por su generosidad y por haber compartido su conocimiento; gracias a mis compañeros de la UNLu por haberme apoyado siempre; gracias a mis amigos del Hospice Madre Teresa, del cual estoy orgulloso de pertenecer.

Por último, decirles que este logro ha sido, sobre todo, por mis queridos y amados pacientes del Hospice, por los que ya partieron y por los que me cruzaré alguna vez en la vida donde podré atenderlos, amarlos y servirlos hasta el momento de partir. Para que lo hagan con dignidad.

Gracias a todos, ¡gracias totales!

Atte. Gastón Colaprete
Voluntario

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Tu vida una bendición de solidaridad, en especial con los más pobres y necesitados, que es una veta que cultivás y testimoniás. Me alegra verte en tan linda foto con tu esposa y tus hijos, y felicitaciones por tu carrera y título y sobre todo por el sentido con el cual los has hecho. Jesús y la Lujanera te llenen de bienes.

  2. Gracias a vos , Gastón , por tu entrega, tu convicción y por haberte animado a cambiar detrás de tan noble ideal.
    Seguramente Dios acompañará tu decisión en esta hermosa tarea de servicio a los enfermos. Fuerza y: Adelante!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *