Saltear al contenido principal

Liliana

Testimonios sobre una experiencia, un aprendizaje en la vida, es fácil. Pero cuando el testimonio es sobre un sueño hecho realidad, el alma tiembla, el corazón se emociona.

Ser parte del Hospice Madre Teresa es comprobar una vez más que el amor incondicional es una energía única que hace brillar el mundo, el universo. Es encontrarte con seres humanos que irradian luz, proyectando ese noble sentimiento en todos los vacíos existenciales. Es re-afirmarte en la fe cristiana y la convicción de que el verdadero amor humano, es el altruista: ¡El que se da por el placer de sólo dar!.

Sentirte “Hospedado” es vivir en amor, lo cual permite que lo transites en paz, nos educa para lograr salir airoso de las vicisitudes, los dolores, las privaciones, las injusticias, la enfermedad, la soledad, la incomprensión e incluso la muerte.

Gracias mi buen Dios, energía única, verdadera y luminosa de amor incondicional y eterno, que nos das maestros perfectos en nuestro andar que nos enseñan a amar mediante el perdón, la paciencia, la compasión, el respeto, la bondad, la humildad, la solidaridad y la empatía.

Compartir la calidez, la sonrisa sincera, el abrazo afectuoso de tantos semejantes es confirmar que sólo tenés una VIDA para ser y hacer feliz, para amar y ser amado, para servir y dar, como única MISIÓN, quizás oculta que el Señor nos pide llevar a cabo con profundo gozo.

El Hospice “junta” a personas que han embellecido sus almas con y por amor incondicional a todos los semejantes, recordando todos los días una de las más necesarias enseñanzas de Jesús: “Ama a tu prójimo, como a ti mismo” y honrando el deber ser de nuestra Madre Teresa de Calcuta en una de sus divinas peticiones para ser mejor persona:

“Por donde quiera que vayas difunde Amor: ante todo en tu propia casa. Brinda amor a tus hijos, a tu mujer o tu marido, al vecino de al lado… No dejes que nadie llegue jamás a ti sin que al irse se sienta mejor y más feliz. Sé la expresión viviente de la bondad de Dios; bondad en tu rostro, bondad en tus ojos, bondad en tu sonrisa, bondad en tu cálido saludo.”

Gracias por dejarme ser y hacer de este sueño una amorosa realidad.

Liliana Navarro
Enfermera

Esta entrada tiene 7 comentarios
    1. Querida Lily me alegra tanto verte por este medio, tan amable siempre, con ese tono de hablar que me encanta y que aprecio. Hay una frase que dice: “quien regala una rosa se queda con el perfume en la mano”, estoy convencida que tus manos están muy perfumadas, pues con tu profesionalismo y amor regalas rosas a tus pacientes. Un abrazo apretado y mi respeto. Nos estamos encontrando cuando Dios lo disponga. Bnes. Mercedes

  1. Qué lindo tu testimonio,Lily. Refleja tu modo de ser . Es una alegría tenerte entre nosotros. Doy gracias a Dios por el regalo de tu presencia en el Hospice.
    .

  2. hermoso tu testimonio Lili sos una persona con mucha luz Gracias por compartir ese amor al prójimo Bienvenida !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. Lily tu testimonio tan hermoso habla de tu calidad de persona. siempre recibiendo a todos con tu generosa .
    sonrisa y tu calido abrazo. Doy gracias a Dios por haberte conocido y porque seas parte del Hospice,que tanto bien le hace tu entrega amorosa.
    Besosss. Stella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *