Saltear al contenido principal

Shirley Saldías

Hace 6 años, a través de mi marido, conocí el Hospice Madre Teresa. Fui descubriendo el camino que Dios me había preparado. Sentía desde hacía bastante tiempo que Él me llamaba para realizar algo pero no descubría qué era. Fue así como me fui acercando primero con charlas y cambio de opiniones con mi marido, después conociendo a cada voluntario y, principalmente, viendo la fuerza y alegría que cada uno de ellos mostraba. Sé que Dios se encarga de utilizar a las personas para que nos acerquemos más a su Plan.

Un día, de la mano de Paula, comencé a colaborar con el Hospice. Me propuso si quería coordinar el Taller de Recreación y de esa manera comencé a transitar un camino lleno de felicidad; no por ayudar a los enfermos y sus familias sino por recibir de todos ellos más de lo que yo puedo dar en cada encuentro. Cada paseo y cada charla con los pacientes en el Taller son de un profundo crecimiento.

Ahora puedo decir que descubrí uno de los caminos marcados, ya que el otro que también se desprende del Hospice es ayudar en la vida naciente con Gravida. Agradezco a Dios por este llamado y a todos los que comparten conmigo la hermosa tarea de ayudar al que más lo necesita.

Shirley Saldías
Coordinadora del Taller de Recreación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *