Saltear al contenido principal

Y hay que darse un tiempo para agradecer. Siempre. En este caso, especialmente, porque me di cuenta que mucha gente de nuestra comunidad no sabe que existe y qué función cumple el Hospice Madre Teresa.

Podría simplificarlo diciendo que es un “hogar de cuidados paliativos para enfermos terminales” que se encuentra en la calle Alsina de Luján. No quiero simplificarlo.

Cada “huésped”, como lo fue mi hermana, encuentra allí no sólo los cuidados que su cuerpo necesita … procurados con una amorosidad y profesionalismo que conmueven, sino que vive su final en esta vida terrenal colmado del amor, la ternura, la dedicación, la compañía, la risa, la predisposición desinteresada de todas y cada una de las personas que realizan allí voluntariado o trabajan a diario.

No puedo nombrar a todos, seguramente olvidaría a alguno y no sería justo. Pero quiero agradecerle a cada uno que Patricia se haya sentido feliz de haber elegido ese lugar para transitar ese tiempo. Porque se sintió segura, cuidada, amada, mimada, sostenida en cuerpo, mente y espíritu. Y nuestra familia también.

Existe la posibilidad de ser socio o padrino de esta invaluable labor que realiza el Hospice con una ayuda monetaria que muchos tenemos la posibilidad de dar. Los invito a acercarse y colaborar.

Encontré allí ángeles encarnados que acompañaron a Patri a las puertas de la eternidad. ¡Gracias!

Cecilia, familiar de una huésped

Esta entrada tiene un comentario
  1. “Encontré allí ángeles encarnados que acompañaron a Patri a las puertas de la eternidad. ¡Gracias!”…Palabras que emocionan y hacen estremecer la piel, el corazón, el alma…
    Creo están cambiando en la gente (Pacientes, familiares, voluntarios, socios y demás) la perspectiva con la que uno suele mirar (con tanto terror) el final de esta vida, de la propia vida. Y eso, creo yo, es un don que muy poca gente debe tener…
    Una profunda admiración y respeto por todos los que forman parte del Hospice.
    Esta labor merece ser difundida y acompañada por todos los miembros de la ciudad. Porque realizan un aporte invaluable a la comunidad y no dejan de reflejar el espíritu de su musa inspiradora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *